Posts from 2018-07

22/04/17 Trekking Campo Base Anapurna 1

Llegados a Kathmandú nos pusimos en contacto con nuestro amigo Jose Antonio, de Trekking y Aventura, una agencia de viajes especializada en viajes en lugares como éste y con mucha experiencia en el Himalaya. Jose nos recomendó este trekking porque no era muy alto, te lleva a unas montañas impresionantes y es relativamente corto, de 8 a 10 días dependiendo del ritmo de la marcha.

El Anapurna Base Camp, más conocido como el ABC es un trekking exigente. Según el GPS hemos hecho 8.300 m de desnivel positivos y 83 km. Es un continuo sube y baja, de tal manera que en la bajada directa desde el campo base hasta la carretera más cercana se deben subir más de 1.300 m de desnivel. En la primera imagen se ven las ganancias y pérdidas de altura. En la siguiente se ve un mapa pintado en la que he puesto en rojo los lugares donde hemos dormido durante la ascensión al campo base y en verde los lugares de dormir durante la bajada. Haz click en los mapas para ampliarlos.

Afoto

Afoto

Mclick

En cualquier caso es asequible en cuanto a altitud, pues apenas se superan los 4.100 m de altitud, es muy bonito atravesando desde los arrozales a 1.000 m de altura a varios tipos de bosques, resaltando los de rododendros que llegan al límite de los 4.000 m y los paisajes de hielo y roca del campo base con la visión cercana de la inmensa pared sur del Anapurna 1, una de las catorce montañas del mundo que supera la barrera de los 8.000 m. Además este trekking entra por un valle hacia la localidad de Gorepani donde hay un mirador espectacular, la Poon Hill que ofrece una visión privilegiada del macizo de los Anapurnas y del macizo del Dahulaguiri, otra de las montañas de más de 8.000 m.

Este trekking se puede adaptar de forma muy flexible a las condiciones de los ‘trekkers’, pues hay gran cantidad de localidades con múltiples lodges y puedes hacer las etapas largas o cortas a tu gusto. Lo normal es emplear entre 8 y 10 días. Nosotros empleamos 9 días con las siguientes etapas, tiempos (descansos y/o comidas incluidos) longitudes y desniveles ascendente y descendente:

-Día 1: Nayapul - Ulleri: 5:30 h, 10 km, subida 1.200 m, bajada 250 m.

-Día 2: Ulleri - Ghorepani: 3:20 h, 7,5 km, subida 1.025 m, bajada 150 m.

-Día 3: Ghorepani - Poon Hill - Ghorepani - Tadapani: 8 h, 10 km, subida 970 m, bajada 1.200 m.

-Día 4: Tadapani - Sinuwa: 6:20 h, 9,5 km, subida 860 m, bajada 1.360 m.

-Día 5: Sinuwa - Himalaya: 6 h, 10 km, subida 1.400 m, bajada 600 m.

-Día 6: Himalaya - Campo Base Anapurnas: 4:45 h, 8 km, subida 1.600 m,bajada 300 m.

-Día 7: Campo Base Anapurnas - Dovan: 4:20 h, 11,2 Km, subida 220, bajada 1850 m.

-Día 8: Dovan - Jhinudanda: 5:30 h, 10, 4 km, subida 725 m, bajada 1.500 m.

-Día 9: Jhinudanda - Ghandruk: 5 h, 7,3 km, subida 390 m, bajada 710 m.

Estamos alojados en el Hotel Kathmandú Mantra Home, que nos parece una maravilla. No es que sea un lujo, pero tiene agua caliente, buena wifi, aire acondicionado y baño privado con unos niveles de limpieza y calidad razonables por 13€ diarios. La relación calidad precio es imbatible. Lo gestionan Busanta y Percash, que antes eran guías de trekking y que aparte de gestionar el hotel organizan trekkings para sus clientes. En la foto están desde la izquierda Busanta, Percash, nosotros y Raj que será el guía del trekking. Han montado una agencia de trekking cuya web es www.himalayanmantratrek.com.

Afoto

Contratamos con ellos el trekking al ABC y salimos por la mañana muy temprano del hotel hacia la estación de autobuses. Montamos en un autobús ‘turístico’ que sale hacia Pokhara, la ciudad importante más próxima al macizo de los Anapurnas. El camino se hace largo, en principio debe durar unas 7:30 horas, pero por obras y atascos tardamos casi 10. Desde la salida de Kathmandú hay una especie de puerto de bajada lleno de camiones y otros vehículos en los que los adelantamientos quitan el hipo.

Afoto

Afoto

En Pokhara nos acomodamos en el hotel y anocheciendo salimos a dar un paseo por el lago que tiene cerca y a cenar.

Afoto

Afoto

-Día 1: Nayapul - Ulleri: 5:30 h, 10 km, subida 1.200 m, bajada 250 m.

A la mañana siguiente fuimos en taxi desde Pokhara hasta Nayapul, lugar desde el que empezaremos a andar. Allí encontramos tiendas donde hacer las últimas compras, aunque luego vimos que no era necesario, pues encontraremos muchas tiendas por el camino. El problema está en que los precios se incrementan proporcionalmente a la distancia a la carretera. Allí nos hicimos la foto de salida. A la derecha Patrande, que es el porteador. Le vemos muy joven y delgado, esperamos que todo vaya bien. A su lado Raj el guía y nosotros. Llevamos una bolsas con nuestras pertenencias que pesa unos 15 Kg, Patrande la lleva sobre su espalda sujetándola con una cuerda que se ata a una cinta y que la sujeta en la cabeza. Es la manera nepalí de llevar cargas. Empezamos sonrientes, esperamos acabar igual Risa1p

Afoto

Afoto

El trekking comienza a muy baja cota, a poco más de 1.000 m sobre el nivel del mar. Vamos junto al lecho de un río junto a diferentes campos de cultivo y pasando puentes que lo cruzan.

Afoto

Afoto

Afoto

Encontramos a niños bañándose alegremente en el río ...

Afoto

… y a los búfalos de agua disfrutando del barro.

Afoto

Este es nuestro primer trekking en Nepal, que sin duda es la capital mundial de los trekking. Entramos en un mundo sin vehículos en el que todo el mundo anda y en el que todo se transporta en la espalda o sobre animales, aunque en este trekking apenas nos cruzamos con algunas mulas y caballos. Estos valles empinados están llenos de bosques y arroyos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

La gente lleva cargas propias como plantas o troncos para leña ...

Afoto

Afoto

… o portea cargas de trekking. No deja de sorprender que lo carguen sobre la cabeza, ni que manejen cargas tan pesadas. El peso de una carga es de unos 25 kg pero muchos porteadores llevan 2 o 3 cargas porque así ganan el doble o el triple. El precio de una carga es de entre 10 y15 dolares diarios. A veces nos sorprende lo inadecuado del calzado de algunos porteadores.

Afoto

Afoto

Afoto

Los pueblos que cruzamos son una mezcla de pueblos agrícolas con una economía de subsistencia con la incorporación de numerosos lodges o alojamientos en los que se acoge a los caminantes, proporcionando una habitación básica, normalmente con baño compartido y un restaurante en el que todos tienen una carta muy similar y tremendamente extensa con platos locales y occidentales. En todos los lados animales domésticos y pequeños huertos junto a las casas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Por otro lado los lodges son construcciones mayores y omnipresentes en toda la ruta. Esto da un giro completo a la forma tradicional de hacer trekking, no hace falta acarrear tiendas, colchonetas, grandes sacos, una tienda cocina y otra comedor, víveres y un montón de porteadores. Ahora encuentras habitación (a veces con baño privado aunque lo frecuente es el baño compartido), restaurante y un montón de ‘comodidades’ que hacen que el abordar un trekking sea mucho más sencillo. También hay pequeñas tiendas con productos tradicionales y otros impensables para una economía rural: refrescos, snacks, dulces, cervezas, … Todo ello a varios días de marcha de la carretera más cercana.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Si el paisaje natural y el urbano nos llaman la atención, con razón de más nos llama la atención el paisaje humano. Legión de chiquillos y mayores están en las calles de los pueblos, mientras los adultos atienden sus tareas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En cuanto al trekking, salimos desde Nayapul, situado a unos 1.000 m sobre el nivel del mar. Comenzamos andando por unas pistas practicables para vehículos hasta que atravesamos un puente colgante que nos dejó en un camino que empezaba a ascender claramente. Dicen que desde aquí hay 3.300 escalones hasta Ghorepani, nuestro destino para el segundo día. Después de cinco horas y media de marcha llegamos a Ulleri situado a unos 2.000 m de altitud. Llegamos empapados en sudor, por el calor reinante y el desnivel subido. Los pueblos que antes veíamos muy por encima, ahora aparecen por debajo o a nuestra altura.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

-Día 2: Ulleri - Ghorepani: 3:20 h, 7,5 km, subida 1.025 m, bajada 150 m.

Al día siguiente salimos hacia Ghorepani, pueblo que se encuentra cerca de un collado desde el que se divisan los macizos del Dhaulagiri (8.167 m) y de los Anapurnas (8.091 m). La subida fue más rápida, poco más de 3 horas, y más fresca. Nos dejo a casi 2.900 m de altitud. Disfrutamos de densos bosques de Rododendros. El tiempo estaba muy nuboso y a la llegada apenas pudimos ver las montañas del macizo de los Anapurnas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Por el camino piedras talladas con oraciones budistas y otras talladas por la naturaleza.

Afoto

Afoto

Al día siguiente subimos en primer lugar a Poon Hill que está sobre los 3.200 m. Se tarda menos de una hora y desde allí se aprecian los dos grandes macizos con toda claridad, pues aunque hay nubes, son altas y permiten observar el paisaje. Ya antes de amanecer el paisaje de los Anapurnas impone. A continuación aparecemos Patrande, el porteador a la izquierda, nosotros y Raj, el guía.

Afoto

Afoto

Cuando empieza a salir el sol, es el macizo del Dhaulagiri el primero en recibir sus rayos. Con el sol más alto, se distinguen bien sus picos.

Afoto

Afoto

Afoto

En la foto está marcada la depresión del Kali Gandaki. Es el nombre del río que separa los dos macizos y es la garganta más profunda de la tierra. Este río existía antes de la formación del Himalaya, que se elevó al chocar el subcontinente Indio contra Asia. Cuando se elevaba la cordillera, el Kali Gandaki erosionaba el suelo más rápido y consiguió no desaparecer. Desde las cumbres de más de 8.000 m que lo flanquean hay más de 5.500 m de desnivel hasta el lecho del río. El macizo de los Anapurnas tenía una luz menos favorable para las fotos. Después de estar más de una hora en Poon Hill, bajamos a desayunar a nuestro lodge, las vistas seguían siendo magníficas.

Afoto

Afoto

Afoto

Con un poco de zoom el Anapurna se ve enorme.

Afoto

Luego nos pusimos en marcha para la tercera etapa. En un momento dado, desde Deurali pass, tuvimos una vista magnífica de Poon Hill, a la izquierda del todo, el macizo del Dhaulagiri, el valle del Kali Gandaki y el macizo de los Anapurnas, este es uno de los sitios en los que la foto no hace ninguna justicia sobre lo que se está viendo en realidad.

Afoto

Desde un poco más adelante pudimos apreciar mejor el enorme desnivel entre el Dhaulagiri y el fondo del valle.

Afoto

17/04/17 Chengdu y viaje a Kathmandu

Desde Seúl tenemos que volar a Kathmandú. La opción más barata que encontramos es con Air China. Esto supone hacer una parada en Chengdu, la capital de la región de los osos panda en China. La estancia fue tan corta que no merecería una entrada, pero por características del vuelo, por lo poco que estuvimos en Chengdu y por las fotos de las grandes montañas de Nepal, he decidido hacerlo.

El vuelo salió bastante barato, 168€ que para un vuelo, que si hubiera sido directo tarda 7 horas, el precio está bastante bien. Lo malo es que la escala era de 15 horas con la noche por medio. Estábamos ya resignándonos a una mala noche en el aeropuerto o a buscarnos un hotel, cuando Kim nos comentó que aunque Air China no publicitaba nada, que teníamos incluido en el billete la noche de hotel y el traslado desde y hacia el aeropuerto. Efectivamente, navegando en la web de Air China, encontramos que podíamos incluso seleccionar el hotel entre varios propuestos. La mayoría de la gente no lo sabe y no lo usa. Así que si esto le sirve a alguien, enhorabuena Risa1p En las fotos aparece el hotel que nos ‘tocó’, con una suite que era mejor de lo esperado.

Afoto

Afoto

Nos costó trabajo encontrar el bus para el transfer, incluso en el aeropuerto no es fácil entenderse en inglés. Por cierto si necesitáis yuanes (la moneda china) sacadlos en el aeropuerto, nosotros no encontramos cajeros en la ciudad y tuvimos que volver allí. El hotel estaba situado próximo a una zona de muchos puestos de alimentación, así que fuimos por ahí a probar suerte. Lo que veíamos nos sorprendía bastante, cuellos de pollo, cabezas de pato, rabos de cerdo, cabezas de un roedor grande, y muchas cosas más.

Afoto

Afoto

Afoto

Las cosas que compramos picaban a rabiar, y eso que evitamos todo aquello que tuviera cualquier condimento de color rojo. Lo que nos salvó fue que encontramos fruta sabrosa, sandía y fresas que estaban muy ricas y que nos supieron a gloria.

Afoto

Encontramos un coche de policía minúsculo, no se si caben policías y detenidos dentro.

Afoto

Despegamos puntualmente por la mañana sobrevolando la ciudad, se nota el rápido crecimiento del país en el diseño de sus ciudades. Reservamos asientos en el lado derecho esperando poder ver desde ese lado el Everest. Empezamos viendo altas cordilleras en la zona situada al norte del Himalaya.

Afoto

Afoto

Afoto

Afortunadamente había muchos asientos libres y pude pasar a la izquierda. Eso nos dió la oportunidad de poder ver la primera de las montañas que superan los 8.000 m el Kanchegjunga, tercera montaña más alta del mundo. A su derecha el Jannu con su sombría y difícil cara norte.

Afoto

Afoto

En ese punto empezamos a cruzar la cordillera y tuvimos alineados en la derecha cuatro, quizás cinco montañas de más de 8.000 m pues pegado en la foto a la izquierda hay una montaña alta que puede ser el Manaslu. Las 4 identificadas aparecen en la foto.

Afoto

Cuando avanzamos un poco más, todo el macizo del Everest se veía mucho más claro.

Afoto

Un vuelo inolvidable sobre montañas de las que había leído mucho, con las que había soñado más, y que ahora las tenía más a mano.

Afoto

15/04/17 Seúl

Última etapa en Corea del Sur y nueva maratón de visitas en otra ciudad que, como muchas de Asia, es un compendio de antiguos templos y palacios junto a barrios ultramodernos y con unas tasas de crecimiento pasmosas. Estamos además en mal momento porque en Corea del Norte se celebra el cumpleaños de Kim Jong-un y éste había amenazado con una sorpresa. Por otro lado ha llegado un portaaviones y varios barcos más de EEUU a Corea del Sur. Parece que todo está a punto de saltar. Sin embrago, la gente a la que le he preguntado, dice no tener temor a una guerra porque todos tienen mucho que perder.

En cualquier caso ahí estamos y vamos a intentar disfrutar nuestra visita. Nuestra guesthouse está situada relativamente céntrica y hacemos todo el recorrido a pie. Primero encontramos modernos edificios, el de la segunda foto es el ayuntamiento de la ciudad.

Afoto

Afoto

Junto a la plaza el primer palacio, el Deoksugung, que es el último de los palacios ocupados por la familia real coreana a principios del siglo XX. Esto fue así hasta la ocupación japonesa de Corea en el 1910 con la que se acabó la monarquía.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Al salir vimos muchísima presencia policial con cientos de policías a lo largo de una gran avenida. Ahí si que nos enteramos de que era el tercer aniversario del hundimiento del ferry Sewol, que se cobró unas 300 vidas, la mayoría de niños de un instituto que estaban de excursión. Había un gran escenario y actos llenos de lazos amarillos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

De ahí fuimos al segundo palacio, el Gyeongbokgunj, Levantado en torno al 1400 tiene una extensión enorme con múltiples edificios oficiales, privados, dela corte,… En la actualidad hay una guardia por las mañanas, prácticamente decorativa y que tiene una ‘función’ o ceremonia de cambio de guardia más o menos llamativa.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Además como hoy es festivo y parece que llega el buen tiempo de la primavera, muchas coreanas y coreanos se visten con trajes tradicionales.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Palacios inmensos, con sus decorados interiores, en especial los techos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Además llegamos a la floración de algunos árboles.

Afoto

Afoto

Afoto

Y a una bonita pagoda de 5 pisos reconstruida recientemente.

Afoto

Afoto

Afoto

Rodeada de esculturas. Es frecuente encontrar esculturas fálicas por ahí, pero es que aquí las hay también femeninas.

Afoto

Afoto

Un par de pequeños lagos destacaban por ser especialmente hermosos.

Afoto

Afoto

Afoto

Los coreanos trajeados seguían abundando por doquier.

Afoto

Afoto

Afoto

Paramos para tomar algo y seguimos por Bukchon Hanok Village un barrio de casas tradicionales coreanas (estilo Hanok). En ese barrio visitamos un gran parque en primer lugar, el Samcheong Park, que sirve de mirador de la ciudad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Nos llama la atención la iluminación a base de lámparas de papel.

Afoto

Afoto

Al poco llegamos a un barrio de restaurantes y puestos callejeros, la antítesis de lo visto durante el día.

Afoto

Afoto

Afoto

También por allí había un arroyo, el Cheonggyecheon-ro, que se ha convertido en un moderno espación recreativo público. Además en la noche se realza con la iluminación añadida.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Y a la vuelta a casa la ciudad iluminada con sus contrastes entre edificios antiguos y sobre todo modernos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El segundo día de visita de la ciudad fue algo parecido. Primero lo dedicamos a partes modernas de la ciudad con sus curiosas torres, entre las que destaca la Lotte Tower, que en la actualidad es el quinto edificio más alto del mundo y el que tiene la plataforma de observación más alta. Al final no subimos porque tenía un precio que nos pareció demasiado caro como para valer la pena.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Luego continuamos con la visita de otro de los 5 grandes palacios de Seúl, elChangdeokqung Palace, que se construyó pocos años después del visitado ayer, que ocupa en extenso terreno, 45 hectáreas y que llegó a constar de 500 edificios. Como todos los palacios de la ciudad han sido destruidos y reconstruidos múltiples veces.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En el destacan sus jardines y espacios naturales.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

La última visita de la ciudad tiene como destino la torre de comunicaciones, que no necesita ser muy alta porque está enclavada en una colina que domina toda la ciudad. Aunque hay un teleférico que te sube hasta arriba, decidimos subir andando por disfrutar del hermoso parque de la colina y sus vistas.

Afoto

Afoto

Cuando llegamos arriba, subimos en el ascensor de la torre y las vistas soberbias. Muchas de las ventanas indican distancias a las ciudades hacia las que apuntan.

Afoto

Cuando llega la noche, es inclusomejor.

Afoto

Afoto

Afoto

Al volver a bajar vimos un gran corazón, el nuestro Risa1p

Afoto

También había una zona comercial, con una parte del techo cubierta de monitores, el efecto espectacular.

Afoto

Afoto

Al bajar, otra vez andando, volvimos a disfrutar de la torre y de las vistas. Las montañas que se ven al fondo de la segunda foto corresponden con el Parque Nacional Bukhansan y un camino muy iluminado. Está justo en los límites de la ciudad y lo visitaremos sin duda si volvemos a esta inmensa ciudad que aloja más de 25 millones de habitantes en su área metropolitana.

Afoto

Afoto

Afoto

Al día siguiente en tren hasta su moderno aeropuerto donde nos esperaba una coreografía de pequeños robots para darnos la despedida.

Afoto

Afoto

13/04/17 Ulsan

Desde Busan tomamos el tren hacia Ulsan para encontrarnos con nuestra amiga Kim. Para nuestra sorpresa el tren no era ni siquiera eléctrico.

Afoto

Vamos a un pueblo cerca de Ulsan, llamado Songjeong. Aunque nos encontramos con una población llena de altos edificios muy diferente de lo que esperábamos.

Afoto

Aquí repetí la misma peripecia que camino de Nagasaki en Japón ¡Me volví a olvidar la cámara de fotos en el tren! La había dejado en el bolsillo que tenía el asiento de delante y se me olvidó cogerla. Otra vez los agobios, la cámara no tenía ni siquiera un mes. Acudimos a la taquilla de la estación, llamaron al personal del tren y al poco confirmaron que la habían encontrado y que la traerían de vuelta en dos o tres horas. Da gusto que haya países en los que la gente no aprovecha los descuidos para quedarse con lo ajeno. Viva Corea Risa1p

La primera foto la hicimos en el Parking de la estación cuando recogimos la cámara. Parece que todo está bien.

Afoto

Kim ha sido muy acogedora y ha estado muy pendiente de nosotros. Por la noche, después de su trabajo visitamos el Donggunj Palace y el Wolji Pond en Gyeongju. Consiste en tres edificios y estancias del siglo VII que han sobrevivido hasta nuestros días, la mayoría de los edificios no han llegado a nuestros días. Están situados entre hermosos jardines con una iluminación que los embellecía aún más.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A diferencia de los templos japoneses, aquí los techos de los edificios están pintados con unas bellas policromías hasta los aleros.

Afoto

Además algunos árboles estaban en flor.

Afoto

Gracias por traernos a estos sitios Kim Risa1p

Afoto

Afoto

Al día siguiente fuimos a Daewangam (la roca del gran rey) que consiste en unos bloques de granito que se introducen en un mar que, aunque hacía muchísimo viento, apenas tenía oleaje. El horizonte lleno de barcos dispuestos a transportar la producción industrial de este país.

Afoto

Afoto

Afoto

Había personas pescando en apnea, Kim nos dijo que eran mujeres. Luego las pudimos ver equipadas para la faena con sus neoprenos, los plomos a la cintura y unas simples gafas sin tubo. La pesca la puedes degustar in situ, ellas mismas te la preparan, bien la tomas cruda o la cocinan como vimos hacer con un pulpo. Tenían pulpos, lapas, pepinos de mar y otras especies raras.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A la vuelta un bonito parque con columpios de los que nos habría gustado tener a nosotros cuando éramos pequeños Risa1p

Afoto

Afoto

A mediodía fuimos hacia Ulsan. Posee una enorme industria, básicamente la fábrica de coches de Hyunday con toda sus fábricas satélites y unos enormes astilleros de la misma compañía. Muchos clientes de astilleros españoles se vinieron a fabricar a este país. Ahora parece que es su industria la que está en dificultades porque los clientes se han ido a buscar otros sitios más baratos. La globalización parece que va de esto.

Afoto

En Ulsan buscamos un restaurante para comer la también famosa carne de vaca coreana, que también es muy cara y muy rica, pero lejos todavía de la carne de Kobe.

Afoto

Finalmente en el centro de la ciudad tomamos un autobús de los de asientos muy anchos y reclinables para llegar a Seúl en algo más de 5 horas. La salida de la ciudad era un enorme atasco, probablemente debido a las obras que estaban haciendo en la autopista. Como nos ha venido pasando con todos los couchsurfers (red de alojamiento gratuito en casas particulares) a sido una maravilla compartir este escaso día con Kim. Seguro que nos volveremos a encontrar en algún sitio Risa1p

11/04/17 Busan, Corea del Sur

Desde Japón hemos decidido pasarnos por Corea del Sur. Por un lado estamos muy cerca y este país despierta nuestra curiosidad y por otro queremos visitar a Kim, una couchsurfer que estuvo en casa en mayo del 2016 y hemos querido devolverle la visita Risa1p El momento no es muy oportuno, porque hay mucha tensión en la zona debido a las amenazas entre Corea del Norte y EEUU. En estos días está llegando a la costa Surcoreana un portaviones y un montón de barcos más de guerra. Aquí la gente vive sin demasiada preocupación porque dicen que no habrá guerra porque no le interesa a nadie, todos tienen poco que ganar y mucho que perder. A ver como termina todo esto. Vamos a pasar unos 5 días en el país, hubiéramos preferido pasar un par de días más, pero los precios de los billetes de salida hacia la siguiente etapa estaban muy baratos para pasar cinco días y no siete. Cosas del viajar sin los billetes cerrados desde el principio.

Busan es una ciudad enorme y el mayor puerto de Corea del Sur. Hemos decidido pasar un día y un par de noches para poder visitarla. Por la mañana nos vamos a visitar el famoso Mercado de Pescado y de paso una gran torre a la que se puede subir para tener amplias vistas de la ciudad. La Busan Tower está sobre una colina que es un bonito parque llamado Yongdusan Park. Nos llevamos un chasco al ver que la torre estaba cerrada por obras.

Afoto

Afoto

En un corto paseo llegamos al Fish Market, que es el mercado de pescado más famoso del país.

Afoto

Afoto

Afoto

Lo que asombra de estos mercados asiáticos es la capacidad de mantener los pescados vivos, porque este es el gusto de los compradores. Encontramos no solo peces y cangrejos, que son más habituales, sino pulpos, sepias, gambas, … es algo que nos sorprende muchísimo, aunque nos apena ver tanto ser vivo hacinado en tan poco espacio, y moribundo en muchos casos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Puedes comprar cualquier pescado en la planta baja y subirlo a la primera donde te lo cocinan a tu gusto para comerlo. En la calle también encontramos puestos de pescado en el que ya estaban muertos. Una vez más nos sorprenden la variedad (Hay incluso puestos que sólo venden algas) y la cantidad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Junto al mercado está amarrada la flota pesquera que provee tanta cantidad y variedad de pescado.

Afoto

Por la tarde nos fuimos a pasear un poco por la costa. Cogimos un metro para ir a la playa de Haeundae. Una playa grande de arena fina a la que se asoma una cantidad enorme de edificios altos.

Afoto

Afoto

Afoto

Desde allí comenzamos a pasear junto al mar hacia el oeste, la zona central de la ciudad. Lo primero que encontramos es una pequeña península que contiene el Dongbaek Park. Un parque con su sirenita, mayor que la de Copenhague, su faro y unas buenas vistas del mar y de la costa.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El parque cuenta con muchas especies de árboles, incluyendo unos de hojas rojas.

Afoto

Desde ahí seguimos paseando delante de embarcaderos y barrios de modernos rascacielos.

Afoto

Afoto

Acabamos en el pebetero olímpico y en las instalaciones de la Federación de vela de Corea del Sur. Ahí nos sorprendió el poder acceder a las instalaciones directamente. Se nota que al igual que en Japón, no hay problemas de delincuencia o de robos. Envidiable.

Afoto

Afoto

Afoto

A medida que oscurecía, el paisaje urbano imponente.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

10/04/17 Nara

El último día antes de partir hacia Corea del Sur fuimos al pueblo de Nara. Allí hay una cantidad importante de templos en una zona de parque de grandes dimensiones. Este parque está lleno de ciervos que se han acostumbrado a ser alimentados por los visitantes. En el Shintoismo se les considera animales sagrados. Para que su alimentación sea acorde a su dieta existen muchos puntos de venta de una especie de galletas que son adecuadas para ellos. Tener a estos animales a tu alrededor es una maravilla.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

No sólo los alimentó Auxi, yo también me di el gustazo. Una cosa que me sorprendió mucho es que uno que tenía los cuernos un poco desarrollados, los tenía muy calientes, y al parecer sensibles, pues no le gustaba nada que se los tocaras.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El primer templo que vimos estaba cubierto para su restauración se trataba del Templo Kohfukuji. Cerca de el había una magnífica pagoda de 5 pisos.

Afoto

Afoto

Luego continuamos hacia un lago rodeado de cerezos en flor. Allí hicimos el Hanami con unos sandwiches que compramos para comer. El postre era un sandwich de fresas con nata, quien lo iba a imaginar, y estaba riquísimo Risa1p

Afoto

Afoto

El lago parece ser un sitio en el que se hacen fotografías los novios que se van a casar. Los hay con trajes occidentales y sobre todo con trajes japoneses. Resultaba muy estético.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Nosotros alquilamos un pequeño bote para cumplir uno de los sueños de Auxi, navegar en un lago bajo las flores de los cerezos.

Afoto

Afoto

Afoto

Lo disfrutamos mucho.

Afoto

Llegamos a otro gran templo, el Kasuga Taisha Patrimonio de la humanidad, pero ni entramos cansados un poco de pagar entradas. En la parte pública destacan sus linternas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Entre templo y templo un parque enorme, cuidado y lleno de ciervos.

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente visitamos el Todai-Ji, templo budista también de pago, al que decidimos entrar como despedida de los templos de Japón. Tiene el salón Daibutsuden o salón del gran buda que es el edificio de madera más grande del mundo. Se trata de una reconstrucción un 33% menor que el edificio original.

Afoto

Afoto

Afoto

El Daibutsu o Gran Buda de Nara es una estatua gigante de Buda sentado de 15 m de alto y 500 toneladas de peso realizada en el siglo VIII. Nos resulta inimaginable como pudieron fundirla con los medios de la época. Se utilizó todo el cobre disponible en Japón y miles de metros cúbicos de carbón para fundir el bronce del que está hecha. Para el templo se cortaron los mayores cedros de Japón que tuvieron que trasladarse a veces durante cientos de kilómetros. Como ocurre en muchas ocasiones este templo fue destruido durante una guerra. Se ha reconstruido dos veces y nunca con el tamaño original por la falta de árboles de la talla adecuada para el inmenso volumen original. Una más de las locuras de la humanidad, tanto su construcción que se llevó a cabo con gran sufrimiento de la población, como su destrucción basada en el odio y fanatismo de la guerra.

Afoto

Afoto

Afoto

Llaman también la atención dos enormes tallas de madera que representan a guardianes del templo. Están formadas por grandes bloques de madera encastrados entre si y luego tallados.

Afoto

Afoto

En una de las columnas del templo se hizo un agujero del tamaño de los agujeros de la nariz de la estatua. Quien logra atravesarlo alcanzará la iluminación en la próxima reencarnación. Auxi lo consiguió, yo tendré que esperar al menos dos reencarnaciones Risa1p

Afoto

Afoto

Fuera estaba lo que considerábamos que era un moderno monumento de broce, y luego descubrimos que es un pináculo de los que se ponen encima de las pagodas.

Afoto

Afoto

Con esta visita nos despedimos de un país que nos ha sorprendido, y eso que íbamos preparados, y que nos ha encantado. Seguro que no es la última vez que pisamos Japón. Ahora nos espera Corea del Sur.

Afoto

08/04/17 Kioto

Hemos visitado Kioto dos días separados por una semana entre si. El primer día era con las primeras flores apareciendo y el segundo en plena floración. Como el alojamiento era muy caro, nos alojábamos en Osaka y usamos nuestro JR Pass. Kioto ha sido una de las pocas grandes ciudades que no fueron bombardeadas en la Segunda Guerra Mundial. Si a esto se le añade que fue capital de Japón durante muchos años, es fácil entender el porqué se conservan tantos palacios, templos y edificios antiguos en la ciudad. Junto a Tokio, esta ciudad es la que mayor número de atractivos presenta en el país.

El primer día en el que la visitamos alquilamos una bici cerca de la estación. Desde allí nos fuimos a ver los templos más cercanos, empezamos por el Templo Higashi Hongan Ji. Un templo enorme con unas columnas de madera de gran diámetro que traían sobre trineos tirados por cuerdas como la de la foto hechas con ¡¡cabellos humanos!!

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El altar dorado impresionante.

Afoto

Luego fuimos al Nishi Hongan Ji, un templo similar al anterior en el que estaban celebrando una boda.

Afoto

Afoto

La siguiente visita el Castillo Palacio de Nijo perteneciente al primer Shogun de la época Edo entorno al 1600. Es un recinto rodeado de un par de fosos y con diversos palacios y jardines en su interior.

Afoto

Afoto

Si quieres haz click en las miniaturas para ver más detalles.

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Volvemos a los templos visitando el Santuario Kitano Tenmangu, esta visita la hicimos porque era el lugar donde estaban apareciendo los primeros árboles en flor. Fueron nuestras primeras flores en la primera visita a Kioto.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

La siguiente visita fue el Kinkakuji o Pabellón Dorado es un templo Zen cubierto de pan de oro que impresiona. Las imágenes lo dicen todo.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Aún nos quedó tiempo ese día para visitar el Bosque de Bambú de Arashiyama.

Afoto

Afoto

Después de tan largo día devolvimos las bicis y fuimos a la estación, 15 minutos nos separan de la estación Shin-Osaka más el desplazamiento dentro de la ciudad a nuestro alojamiento.

Afoto

Afoto

Una semana más tarde volvemos a Kioto. Hemos quedado con Francis, María y Pilar. Aunque está nublado, la previsión meteorológica es buena y decidimos volver a alquilar las bicis, aunque esta vez es un fracaso porque nos llueve a tramos y no disfrutamos de ellas. Las devolvimos antes de tiempo. En primer lugar pasamos por el Templo Toji que tiene una pagoda de 5 pisos famosa por ser la estructura de madera más alta de Japón, y eso que es del siglo VIII. Tenía una entrada cara y nosotros poco tiempo así que nos limitamos a echar un vistazo desde fuera y seguir.

Afoto

Afoto

A continuación fuimos hacia el Templo Fushimi Inari-Taisha, donde nos reunimos con Francis, Pilar y María. Este templo está dedicado al Dios Inari y el zorro es su mensajero, por eso aparece representado frecuentemente.

Afoto

Afoto

Afoto

Inari es el Dios del arroz y por extensión de los comerciantes. Una buena cosecha significa buen comercio. El tori es una puerta a través de la cual se obtienen las gracias pedidas. Por ello comerciantes y empresarios donan un tori al templo cuando abren un negocio. El resultado es que hay caminos de kilómetros de longitud llenos de toris, el resultado es el que veis en las fotos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También encontramos zonas llenas de pequeños altares. No sabemos si tienen que ver con funerales o solo son oratorios.

Afoto

Afoto

Afoto

Por la tarde fuimos a pasear al barrio de Pontocho, donde hay unos canales con cerezos que estaban cargados de flores. A pesar de la lluvia era una belleza.

Afoto

Afoto

Afoto

Gion es el barrio de geishas más famoso de Japón, está lleno de casas de té y tiendas tradicionales. Llegamos hasta una plaza llamada Gion Corner lugar por excelencia de espectáculos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Hoy nos despedimos de Francis y sus amigas. Gracias Francis por las cosas que nos has traído de España, sobre todo por el jamón rico, rico Risa1p

Afoto

07/04/17 Osaka

Osaka además de disponer de múltiples sitios interesantes para visitar, dispone de alojamiento más barato que otras ciudades cercanas. Si tienes el JR Pass, el pase para los trenes públicos japoneses, es una buena opción para visitar lugares cercanos (en un radio de 200 o 300 km), pues con los trenes de alta velocidad se llega a ellas en un tiempo razonable, 15 min a Kioto, 15 min a Kobe, … Eso si, si estás alojado cerca de la estación Shin-Osaka, sino es así hay que añadir el tiempo necesario para llegar a esta estación. Nosotros estuvimos en dos ocasiones en Osaka, 2 noches la primera vez y 4 la segunda. Conseguimos alojarnos allí por 35 € diarios en un apartamento, mientras que en Kioto lo más barato (hoteles de citas) estaba por los 100 € o más. Desde Osaka visitamos Kioto, Mieji, Kobe y Nara. A cada lugar le dedicaremos una página (post) propia.

En Osaka, la primera vez que llegamos reservamos ‘habitación’ en un hotel cápsula. Queríamos tener la experiencia. Es difícil encontrar este tipo de alojamiento para mujeres. Hay muchos hoteles que son sólo para hombres y pocos que tienen alguna planta para mujeres, en el nuestro había tres plantas para hombres y una para mujeres, para ellas era más caro. Realmente no dispones de habitación, sino de una especie de nicho donde sólo cabe una persona y muy pocas cosas (los cargadores y aparatos electrónicos).

Afoto

Afoto

Tienes una pequeña taquilla en la zona común, los baños compartidos …

Afoto

... y una zona de consigna en la planta baja para guardar las maletas. Bueno, como los armarios de consigna eran relativamente caros, y estamos en Japón donde la gente no roba, y parece que los turistas en un afán de imitación tampoco, la gente deja/dejamos las maletas junto a recepción. Están al alcance de cualquiera, pero parece ser que no hay problemas. Nuestras maletas estuvieron ahí dos días.

Afoto

¿La experiencia? Este hotel no nos gustó mucho, parece que los hay mejores a precios similares, pero hay que reservarlos con más antelación, el nuestro lo reservamos con unos 4 o 5. El tema es que se respiraba masificación, todo como muy usado y la atención no era del nivel habitual para Japón, pero todo limpio y la noche no fue mal. Si has dormido en una tienda de campaña la sensación no es muy diferente, y tienes que tener la suerte de que los vecinos próximos no ronquen mucho. Para nosotros la experiencia fue divertida pero no para repetir.

El hotel estaba en la zona de Dotombori, que es un área comercial de la ciudad repleta de restaurantes y kioskos de comida para comer en la calle. Hay un canal por el que pasean turistas y es el eje de la zona, y allí está un anuncio icónico, el Glicoman, que ocupa ese lugar desde 1935, antes iluminado con tubos de neón y ahora es una pantalla LED en la que pueden generar cualquier imagen.

Afoto

Afoto

Esta historia trae cola, digo … al revés esta cola tiene historia. Hemos visto a los japoneses hacer cola pacientemente para muchas cosas, generalmente en sitios de comida. Cuando vimos esta cola en la calle nos quedamos extrañados, porque la gente tenía cestas con productos de supermercado. Era una cola larga y no lo entendíamos muy bien. Al final nos dimos cuenta de que era la cola para pagar en la caja, pero parece ser que no hay mucho espacio dentro de la tienda para hacerla la gente sale a la calle, para esperar su turno de pagar e irse. No me puedo imaginar que en España salgas a la calle con la compra sin pagar y tengas que esperar una larga cola para pasar por caja. Seguro que más de uno aprovecharía la oportunidad y se iría.

Afoto

Dotombori, aparte de comercios, tiene muchos sitios de comida, tanto para llevar como restaurantes. En algunos indican con grandes figuras su especialidad, carne de vaca, cangrejo, …

Afoto

Afoto

… carne de dragón o señores muy enfadados Risa1p

Afoto

Afoto

Bueno, fuimos un par de veces a cenar por ahí y estuvo muy bien. A pesar de las noches que pasamos en Osaka, solo pasamos un día de visita en la ciudad. Visitamos su castillo y jardines que estaban en plena floración, y el acuario de la ciudad.

El castillo está junto a un río lleno de árboles en plena floración, y los espacios debajo de los árboles estaban llenos de gente celebrando el evento (Hanami)

Afoto

Afoto

Afoto

Flores hermosas.

Afoto

Afoto

Afoto

Incluso árboles que daban flores de diferente color en las mismas ramas, o flores con pétalos de diferentes colores.

Afoto

Afoto

Afoto

También encontramos animales curiosos.

Afoto

Afoto

Afoto

Y por fin el castillo, fantástico. Aunque como muchos otros edificios reconstruido varias veces tras sucesivos incendios.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También nos llamó la atención sus murallas y el contraste entre lo antiguo y lo moderno.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Del castillo fuimos al acuario de la ciudad, uno de los más famosos de Japón. Encontramos algunos animales que no habíamos visto nunca, como una salamandra china que tenía más de un metro de longitud, o el pez luna. Tienen especies procedentes desde el Amazonas hasta la Antártida.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En el acuario principal tenían los habituales tiburones, rayas y meros pero además dos enormes tiburones ballena. No es nada frecuente encontrarlos en un acuario.

Afoto

Afoto

Cangrejos gigantes, peces extraños o no tanto acapararon nuestra atención.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Y unos de los animales más fotogénicos y extraños son las medusas que se encuentran entre los seres pluricelulares más sencillos que existen.

Afoto

Afoto

Afoto

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Salimos del acuario de noche y encontramos a la vecina noria de colores iluminada y rodeada de cerezos en flor.

Afoto

Afoto

Afoto

07/04/17 Mieji

Mieji es un ciudad famosa por su castillo, la Garza Blanca, uno de los tres castillos calificados como más espectaculares de Japón. Además se llega al castillo en 15 minutos andando desde la estación de tren, por lo que puedes parar aquí mientras te desplazas desde el centro hacia el sur o viceversa. Nada más comenzar a andar por sus calles vimos, en las tapas de las alcantarillas, el símbolo de la ciudad.

Afoto

Esta zona estaba en plena floración (Sakura), y como ocurre en esta época muchos japoneses lo celebran con una comida debajo de los árboles (Hanami).

Afoto

Afoto

Las flores embellecen tanto la visita, que hice muchísimas fotos y ha hecho especialmente difícil seleccionar unas pocas para este artículo/post. Las primeras fotos en los jardines que rodean al castillo y al resto de edificios que hay en el recinto.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Aunque el castillo es impresionante sin necesidad de flores.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El interior es visitable con una entrada de 1.000 Yenes.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Y desde la parte alta sirve de mirador a la ciudad y a los tejados.

Afoto

Afoto

Afoto

Definitivamente, no te lo pierdas, si vas en la época de la floración, mejor.

Afoto

07/04/17 Kobe

Desde Hiroshima salimos hacia Osaka. Pero tenemos planificadas dos paradas, en Mieji y en Kobe. Como tenemos el equipaje con nosotros, lo tenemos que dejar en una taquilla en una estación. Decidimos dejarlo en Kobe y retroceder 15 minutos en Shinkansen hasta Meiji. Después de visitar el castillo de Mieji cogemos otro Shinkansen a Kobe para comer allí. Entre unas cosas y otras llegamos a las 4 de la tarde y vamos directos a un restaurante que nos recomendó nuestro amigo Fernando. Se llama Steak Land Kobe Kan y en el sitio que marca google maps, que ocupaba una quinta planta, estaba cerrado de 4 a 5. Una de las trabajadoras del local nos dice que hay varias ubicaciones del restaurante abiertas en la misma zona, como no nos entendemos sobre dónde está el más cercano, baja con nosotros a la calle y nos acompaña hasta la puerta. Debe ser cortesía japonesa, porque esto ya nos ha pasado en otros sitios al preguntar por la ubicación de algo. Han dejado lo que estaban haciendo y nos han acompañado al lugar.

Bueno, el tema es que hemos venido aquí a comer la exquisita carne de Kobe. Se obtiene de una vaca de una raza especial, que debe ser criada en la región y con unas condiciones muy estrictas para poder ser denominada como carne de Kobe. Luego se analiza la carne y si supera determinados parámetros, obtiene la denominación. Su principal característica es que debe haber infiltrado mucha grasa para ser especialmente tierna y sabrosa. El mismo procedimiento que tenemos en España para homologar jamón de cerdo 100% ibérico de bellota. Esto garantiza un producto con un sabor extraordinario.

En fin, que el restaurante menos caro de los encontrados era el arriba mencionado. Había un poco de cola para entrar pero entramos en unos 15 minutos. Hemos leído que lo normal son colas de una hora o más, de algo debe servir llegar tan a deshora. Cuando entras hay unas mesas de seis plazas curvadas alrededor de una plancha.

Afoto

En la plancha se pondrá un ‘maitre’ que te cocina la carne en directo. Primero limpia la plancha con una toalla húmeda y una espátula, para luego echar lo que suponemos es mantequilla y cocinar unas verduras.

Afoto

Afoto

Luego vuelve a limpiar y echar mantequilla, para volcar la carne de un aspecto que ellos llaman ‘marmolada’.

Afoto

Afoto

Ha medida que se hace la carne la va cortando en trozos y la va haciendo por todos los lados.

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente la sirve y estamos espectantes sobre el resultado Risa1p

Afoto

Afoto

¿El resultado? Buenísimo. Nunca hemos comido una carne tan tierna y sabrosa como esta. Es más cara que nuestro jamón ibérico pero un día es un día, y pasar por Japón sin probarla es una pena. No sabemos si la volveremos a probar, pero la experiencia ha sido magnífica.

Logo Vuelta

Posts publicados

Volver