Posts from 2018-04

17/01/17 Auckland

Llegamos a Auckland de noche. En el trayecto de 5 horas hemos pasado de las 17:30 del 17 de enero a las 21:30 (Es una hora menos en Nueva Zelanda) pero ¡del día 18 de enero! ¡Nos han quitado un día! ¿Quién lo tiene? Risa1p Bueno la pérdida de ese día tuvo consecuencias, porque reservamos el hotel para el 17 por la noche y llegamos el 18. Los del Hotel no tuvieron ninguna consideración y nos cobraron dos noches, encima la segunda bastante más cara que la primera, ya teníamos pocas oportunidades de huir. No os recomiendo para nada el Auckland Airport Kiwi Hotel, no son buena gente Risa1p

Al día siguiente salimos corriendo de ahí para alojarnos en un Youth Hostel, pero como es la tónica general en Nueva Zelanda,el alojamiento es caro también, nada menos que 70€ por una habitación con baño compartido. En fin una barbaridad. Por fin pudimos dedicarnos a dar vueltas por la ciudad. La hemos visto incluso más próspera que en la visita anterior hace casi 16 años. Limpia, modernizada, respetuosa, multiétnica, … muy bien. Anduvimos por el puerto, Queen street que es una de las arterias principales, la torre de comunicaciones, …

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Como en todas las ciudades aparecen cosas que te sorprenden, como ver a una niña tocando el violín de maravilla en la calle. Todavía no estamos seguros de si pedía dinero o no.

Afoto

Que en las obras de la calle te pongan, además de la valla, unas tumbonas para la fatiga y una especie de ventana para ver la obra.

Afoto

La compañera infatigable, que no se cansa y puede con todo Risa1p

Afoto

Y cierto caos urbanístico en la que los edificios grandes conviven con los pequeños.

Afoto

Afoto

Al día siguiente decidimos alquilarnos una moto para poder recorrer los alrededores de la ciudad. Pero un coche nos golpeó por detrás mientras estábamos parados en un semáforo. Hemos alquilado motos en países de costumbres viales más que inseguras y siempre sin problemas y en uno de los países más seguros y educados del mundo tenemos el accidente. En fin, afortunadamente las consecuencias fueron leves aunque quedamos un par de días fuera de combate, y alguno más doloridos Risa1p

Afoto

Para dos días después del accidente teníamos reservada una ‘camper van’ que es una pequeña autocaravana, la alquilamos con Rental Car Village, el vehículo tenía 180.000 km pero el equipamiento estaba nuevo y todo nos funcionó muy bien. El coste era bastante más bajo que las principales compañías. Tomamos las últimas fotos de la ciudad, antes de salir hacia el norte, en un día gris y lluvioso. Vaya veranos que hay por estas tierras.

Afoto

Afoto

Después de estar recorriendo unos días las Northlands (Tierras del norte) volvimos a Auckland donde encontramos un día soleado que aprovechamos para ver alguno de los parques de la ciudad y subir a alguno de los pequeños cráteres que la rodean. La ciudad gana mucho en los días soleados Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Puesta de sol justo durante el despegue, siguiente destino: Malasia.

Afoto

15/01/17 Tahiti

En Tahiti estuvimos apenas un día el 1 de enero cuando llegamos a la Polinesia y casi dos días al final de nuestra estancia. La isla tiene mucho que ofrecer, aparte de una ciudad relativamente grande como Papeete, tiene playas, paisajes, bosques y montañas con muchos senderos. No obstante nosotros apenas aprovechamos la isla, porque nos dedicamos a intendencia, a preparación de sucesivas etapas y a redactar el blog, por lo que nos cundió poco.

No obstante alguna vuelta nos dimos. El día de la llegada cansados después de más de 60 horas de viaje, pero en el mismo aeropuerto la llegada fue amenizada por música local.

Afoto

Afoto

Por la tarde nos acercamos primero a una playa pública, donde nos llamó la atención un grupo de amigos en el agua fumando y bebiendo copas. Aquí en el agua se está muy agusto Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Luego fuimos a otra playa pública, pero que es accesible entrando a través del hotel Le Meridién que está de lujo. Nadie nos interpeló en la entrada. Allí disfrutamos de nuestra primera puesta de sol polinesia.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También disfrutamos de buenas vistas desde nuestro alojamiento en la casa de Vincent y Celine, que nos trataron de maravilla en su casa de Airbnb. La vista de Moorea era preciosa.

Afoto

A la vuelta de visitar el resto de islas de Polinesia, nos acogieron en su casa Iris y Guillaume dos couchsurfers que viven en el lado oeste de la isla. Otra vez es una maravilla que personas acogedoras te abran desinteresadamente las puertas de su casa para alojarte y acompañarte.

Afoto

Alquilamos una moto por los dos días y visitamos primero Papeete:Algún edificio, Mercado central, parques y poca cosa más. Por cierto en el mercado comimos una sandía amarilla rica, rica.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Luego bajamos por el oeste hacia la parte sur de la isla. Lo primero que encontramos fue el Marae Arahurahu que posee unas esculturas que son reproducciones de las originales que están en un museo.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Siguiendo hacia el sur llegamos a Marra Grotto, unas pequeñas cuevas junto a la carretera.

Afoto

Afoto

Finalmente llegamos al jardín botánico gratuito de Vaipahi Gardens. Aparte de una pequeña cascada, tiene unas zonas de flores que son espectaculares y muy bien cuidadas. Además hay tres marchas que salen de este punto de entre 45 minutos y 2 horas, que no hicimos porque estaba lloviendo intermitentemente. Pero sin duda deben merecer la pena.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

13/01/17 Fakarava

Fakarava está en la misma tónica que Ranguiroa, un par de días en una isla-atolón enorme, Rangiroa y Fakarava son los mayores atolones de la Polinesia Francesa. Lo que haremos será dedicar una mañana a bucear, y el resto a pasear, descansar y ver las puestas de sol. Ya en el vuelo entre ambas islas fuimos viendo más atolones.

Afoto

Afoto

Afoto

Llegamos a un aeropuerto realmente pequeño y básico. Nos recogieron para el camping de la isla. Aquí todo el alojamiento que encontramos disponible estaba por encima de los 100€, incluso las pensiones más sencillas, el camping nos valió 50€ diarios. Estas islas son caras. El camping, le Relais Marama, estaba bien,limpio, agradable, con desayuno incluido, con un anfitrión servicial y competente y con bicis gratis, lo cual es de agradecer para moverse por el pueblo y la isla en general.

Afoto

Afoto

Afoto

Al camping también vinieron dos alemanas con las que coincidimos también en Rangiroa, son Sabine y Laila. Fue agradable compartir estos días con ellas.

Afoto

El primer día la puesta de sol fue parcial debido a las nubes del horizonte.

Afoto

Afoto

Afoto

Al día siguiente buceo, la primera inmersión en zona de arrecife, fue bonita y con muchos tiburones.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En la segunda entramos al canal que estaba empezando a tener corriente después de la marea baja. Lo primero que vimos fue un tiburón martillo grande, de más de cuatro metros, estaba pegado al fondo y cuando nos vio fue directo hacia Auxi, a menos de dos metros giró y se perdió en el azul. Parecía que solo su cabeza era tan grande como ella. Yo con la cámara apagada y que no se encendía, ¡que frustración! Solo le pude sacar una foto a lo lejos casi desaparecido.

Afoto

En el resto de la inmersión también había mucha vida. Por supuesto tiburones.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Y muchas más especies que viven en el seno de estas corrientes.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Sin duda la mejor inmersión de las realizadas en Polinesia. No se si Fakarava es el mejor destino de buceo o no, pues muchas veces depende de la suerte, pero desde luego para nosotros ha sido una maravilla. Probablemente no es casualidad que Fakarava haya sido declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1977 sobre todo por la riqueza de sus fondos marinos.

Además hoy tuvimos una hermosa puesta de sol.

Afoto

Afoto

Y el segundo día lo aprovechamos paseando y dando pedales por el pueblo y alrededores, que es una delicia.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Y por supuesto viendo flores hermosas.

Afoto

Afoto

Afoto

Por cierto, hablando de flores hermosas … Risa1p

Afoto

11/01/17 Ranguiroa

Las islas visitadas hasta ahora tienen un origen volcánico con montañas más o menos prominentes emergidas sobre el mar. Las dos siguientes islas a visitar son Rangiroa y Fakarava formadas por sendos atolones, arrecifes coralinos de forma anular y con una laguna interior (el lagoon) y que comunica con el mar a través de pasos estrechos. En las fotos se pueden ver la isla y alguno de los pasos en los que se concentra una gran variedad de vida marina.

Afoto

Afoto

Afoto

Nos alojamos en una modesta, pero cara pensión junto al borde de la playa (Pension Rangiroa Plage). Nuestros vecinos son pescadores, cada día extraen los lomos de los atunes capturados y tiran los restos a la orilla.

Afoto

Afoto

Afoto

Enseguida vienen los tiburones a comérselo todo. La mayoría pequeños y otros no tanto. También alguna raya.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A la mañana siguiente club de buceo y una primera inmersión tranquila en zona de arrecife.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Luego una segunda inmersión en el canal.

Afoto

Afoto

Dentro del canal había una trinchera transversal que te permitía quedarte refugiado de la corriente y ver pasar todo por encima.

Afoto

Afoto

Dando un paseo por el pueblo vimos los mismos peces, pero fuera del agua. Pierden su encanto.

Afoto

Afoto

El pueblo es pequeño y sencillo, muy agradable para pasear y nos llamó la atención sus iglesias.

Afoto

Afoto

A la tarde siguiente volvimos a visitar a nuestros vecinos pescadores. Buena conversación mientras limpiaban los atunes. Una de las primeras cosas que hacen es sacar el corazón. Aunque el pez lleva tiempo muerto, se sigue moviendo lentamente. Nos lo dieron a probar y es toda una experiencia tener en la boca un alimento que se mueve. Difícil de describir, mejor probadlo si alguna vez tenéis ocasión Risa2p

Afoto

Afoto

Vuelta a tirar los restos a la playa y nuevamente los tiburones.

Afoto

Afoto

Afoto

La verdad es que la pensión tiene más encanto del que le encontramos al principio.

Afoto

Afoto

Afoto

Además tienen bicis a disposición de los huéspedes y también piraguas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También en la playa estuvimos haciendo snorkel, parece mentira todo lo que se puede ver cerca de la orilla. Uno de los peces más llamativos es el ballesta Picaso que tiene un colorido asombroso.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Por último, nos fuimos a dar una vuelta a una granja de perlas negras. Parece ser, o al menos es lo que ellos dicen, que la Polinesia Francesa es el único sitio donde se producen estas perlas, que no son exactamente negras pues van de grises claros a oscuros, pero en cualquier caso son muy llamativas. Nos explicaron todo el proceso,que es de 5 años para obtener la primera perla de una ostra y luego obtienen 2 o 3 más cada dos años. La parte más delicada es introducir en la ostra una ‘semilla’ que dará lugar a la futura perla, y comprobar a los 45 días que ha quedado correctamente emplazada. Es como una operación quirúrgica.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Además hicimos un máster de estimación de la calidad de las perlas Risa1p

Afoto

Otra isla encantadora en la que nos hubiera encantado pasar algún día más.

Afoto

Afoto

Afoto

9/01/17 Bora Bora 2

Para el día de hoy nos hemos propuesto subir al monte Pahia. Nos hemos levantado a las 5:30 para cogerlo en buenas condiciones, pues las mañanas están más despejadas que el mediodía y las tardes. A las 6 de la mañana la montaña presenta un aspecto inmejorable, completamente despejado. La cumbre que queremos alcanzar es la que se encuentra enmarcada entre las dos palmeras.

Afoto

La verdad es que no tenemos muy claro el camino, sólo una descripción escrita de una página de internet. Hemos intentado buscar un guía, pero aparte de que al parecer cobra más de 100€ por persona, es que es difícil de localizar. Como la montaña no es muy alta (660 m) y nos podemos dar la vuelta cuando queramos, aunque todo el mundo nos ha dicho que es difícil, dura y que sin guía es casi imposible encontrar el camino. También nos advierten que si el camino está mojado es muy peligroso, pero llevamos 2 días sin llover y ha amanecido despejado, así que decidimos tirar adelante.

Vamos a donde se describe el comienzo y por varios sitios que lo intentamos no encontramos nada. Llevamos media hora y no conseguimos empezar. Al final me da la impresión de que atravesando unos 20 m de plantas de más de un metro de altura, pero que parecen recientes, puede encontrarse el camino. Y ¡bingo! Después de atravesarlas estamos dentro del bosque y hay algo parecido a un camino. El camino es muy escarpado. En algunos lugares es como una escalera muy empinada en la que los escalones son raíces de árboles que están al descubierto.

Afoto

Afoto

Afoto

Cuando habíamos subido unos 250 m de desnivel nos encontramos con una pared de roca. Intentamos flanquear por la derecha y no se ve salida. Tiramos por la izquierda y aunque está todo muy desdibujado, de vez en cuando aparece algún hito indicando que por ahí hay camino. Al final salimos a otro sitio que es imposible. Volvemos hacia atrás y a punto de abandonar Auxi insiste en ir por la derecha aunque no haya camino y ¡voilá! Después de casi hora y media perdidos encontramos el camino de nuevo que sube muy empinado hacia arriba. De vez en cuando está tan empinado que hay cuerdas fijas para ayudarte a remontar la pendiente. Al llegar a unos 500 m de altura empieza a llover a tope. Estamos completamente calados y sentimos que tampoco puede quedar mucho, y que no nos podemos mojar más de lo que estamos. Además acaba de parar de llover. Aquí se descubre y se despeja en cuestión de minutos. Además el calor sofocante y muy húmedo hace que esto sea menos llevadero. Decidimos continuar.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Esto es una selva en la que es difícil seguir el camino por la cantidad de vegetación presente, pero poco a poco seguimos avanzando. La subida directa está cortada por unos muros y hay un largo flanqueo por la izquierda para llegar al lado norte desde donde si se puede llegar arriba. Aunque sigue lloviendo de vez en cuando, vemos que ya estamos llegando. El bosque ha desaparecido y podemos disfrutar de las vistas desde esta altura.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Por fin llegamos arriba. Estamos sobre un pico que nos permite ver gran parte de la isla. Nos ha costado casi 5 horas llegar hasta aquí, sobre todo debido a las veces que nos hemos perdido.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Bueno realmente no llegamos a la cumbre principal sino a una secundaria. La principal se encuentra a unos 300 m de nosotros, pero con lo mojado que está todo y la bajada que tenemos por delante decidimos darnos la vuelta desde aquí.

Afoto

La bajada resultó muy complicada, apenas hicimos fotos del principio del descenso.

Afoto

Afoto

Afoto

Luego siguió lloviendo y sufrimos varias caídas pequeñas, a mi se me rompieron los bastones y a Auxi le dolían mucho las rodillas. Llegamos abajo hechos polvo. Ahora entendemos porqué casi nadie hace esta subida en época de lluvias. El camino está abandonado (tendríamos que haber subido con un machete) pero sobre todo es muy resbaladizo, y en algunos sitios hay unos toboganes en los que puedes caer muchos metros. Pero como lo que no mata engorda, otra experiencia para el morral Risa1p dentro de unos días nos acordaremos casi exclusivamente de lo bueno.

Al atardecer el cielo se vuelve a abrir y sale un luna casi llena preciosa.

Afoto

Afoto

Y la puesta de sol nos vuelve a dejar sin palabras.

Afoto

Afoto

Afoto

Al día siguiente toca buceo. Dos inmersiones,una dentro del lagoon, en donde lo primero que vemos es un pez cofre un poco raro, al verlo de frente nos damos cuenta de que le han comido la parte del labio superior.

Afoto

Afoto

También vemos manta águila, algún tiburón punta blanca y una barracuda enorme.

Afoto

Afoto

Afoto

También los pequeños peces tropicales de la zona.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Para la segunda inmersión la cámara no se abría, así que no hay fotos y en cualquier caso tampoco fue muy especial.

Para despedirnos de la isla, y como no sabemos si vamos a volver alguna vez, nos liamos la manta a la cabeza y pillamos una noche de hotel sobre pilonas aprovechando un descuento muy especial que lo dejó relativamente ‘barato’. Una noche es una noche Risa2p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En cualquier caso el tiempo se pasa volando y cuando nos quisimos dar cuenta ya estábamos otra vez esperando al catamarán que nos lleva al aeropuerto.

Afoto

Al irnos alejando aparece primero nuestro hotel de pilonas.

Afoto

El monte Paiha, ahora si que se ven bien las dos cumbres que tiene, la de la izquierda es la que subimos, y se aprecia lo escarpado de sus laderas.

Afoto

Y ese lagoon verde-azulado que hipnotiza.

Afoto

Afoto

Ya desde lo alto las últimas vistas.

Afoto

6/01/17 Bora_Bora 1

Bora Bora es un lugar mítico. Aquí dicen que es la isla más bella del mundo, la perla del pacífico. No sabemos si llegará a tanto, pero desde luego es hermosa. Todos dicen que además su lagoon es el mejor. A nosotros nos impresiona, aunque localmente no está muy cuidada. La carretera de circunvalación es la peor que hemos visto en las 6 islas que visitamos en total. El pueblo principal, Vaitapé, tampoco está muy cuidado. Todo ello a pesar de tener muchos Resorts carísimos y que deben dejar un dineral a la isla. No en vano dicen que aquí se inventó el concepto de cabañas o habitaciones montadas sobre pilonas. En casi todos los hoteles rondan por los 1.000 € la noche. Ya las vistas desde el avión y en el trayecto del aeropuerto que está en un Motu hasta la isla principal quedamos prendados.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Nosotros vamos a pasar 5 días y gracias al gran invento que es el couchsurfing y a nuestra nueva amiga Isabelle, que nos acogió con una gran sonrisa en su casa. Además nos ayudó en muchas cosas, como dejándonos su coche para dar la vuelta a la isla. Muchas gracias.

Afoto

El primer día lo dedicamos a dar la vuelta a la isla. Como en todas las islas nos llama la atención que las cunetas de la carretera, aparte de palmeras, en muchos sitios tengan un césped de primera.

Afoto

Enseguida llegamos a la playa de Matira, a la que llaman playa pública porque nos imaginamos que las demás serán privadas. Aunque no somos muy playeros, el baño una delicia, aunque el sol picaba una barbaridad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Seguimos con el rodeo, las imágenes hablan por si solas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Como remate una puesta de sol espectacular, con las nubes a rayas, supongo que debido a que en el horizonte abundan las nubes con forma de torres que alcanzan grandes alturas.

Afoto

Afoto

Hablando de rayas. Al día siguiente nos vamos de snorkel, seguro que veremos alguna. Embarcamos en una lancha para 10 personas y empezamos a rodear la isla.

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente llegamos al canal principal que da acceso al lagoon interior desde el océano. Zona de corrientes, es uno de los lugares de concentración de vida. La costumbre de echarles unas sardinas en este punto hace que enseguida empiecen a llegar pequeños tiburones de aleta de punta negra. Allá vamos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También llevamos algo de pan para los peces pequeños. Enseguida nos rodearon, también los que no eran pequeños Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Seguimos rodeando la isla con sus paisajes, y el capitán nos mostró que además de navegar también sabe cantar.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

La segunda parada la hicimos en la zona de las rayas. Auxi triunfó con una de ellas.

Afoto

Afoto

Afoto

El capitán se hacía remolcar y más con otra raya.

Afoto

Afoto

Aparte de las rayas había pequeños tiburones punta negra y peces mariposa-

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El tercer punto de snorkel era de peces tropicales en general. El quía de otro grupo consiguió que saliera una morena enorme de su cueva y la sujetaba con manos y piernas. Si no lo veo no lo creo.

Afoto

Afoto

Luego paseo entre cientos de peces, donde agotamos el poco pan que nos quedaba. Como dicen los políticos ‘un baño de masas’ Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Alimentar animales salvajes (feeding en su acepción inglesa) es bastante cuestionable y de hecho es algo muy desaconsejado por los naturalistas. La mayoría de incidentes con tiburones están relacionados con el ‘feeding’ y además rompe con el ciclo de vida salvaje, que se supone que es de lo que queremos disfrutar, introduce alimentos que posiblemente no son adecuados para estas especies y altera su comportamiento, como es obvio en las fotos anteriores. Pero también es verdad que esto se da en zonas muy acotadas, ya es algo permanente y cuando estás ahí es irresistible. Quizás debamos abstenernos de repetirlo en otros sitios, tendremos que hacer examen de conciencia.

La última etapa de esta jornada de snorkel nos lleva al Motu Pitu U’u Tai que es una isla mucho más bonita de lo que un nombre tan raro hace suponer Risa1p Ahí nos tenían preparada una comida exquisita con fruta y verduras que tanto nos cuesta encontrar en estas islas.

Afoto

Afoto

Luego nos dimos un bañito en las aguas cristalinas del lagoon, subimos a ver las vistas y nos hicimos amiguitos de un par de ‘troncos’ Risa1p cuando nos quisimos dar cuenta se había acabado la jornada, que nos parecía que era muy cara (unos 75€ por persona, 9.000 Francos) pero que luego nos pareció que tuvo una excelente relación calidad precio.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Cuando nos quisimos dar cuenta la actividad se había acabado y tomábamos la motora de vuelta a casa Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Esta noche quizás la puesta de sol no fue tan espectacular como la anterior, pero la vista de la ciudad en el ocaso y la luna llena que aparece junto a la constelación de Orión nos dejaron llenos de alegría.

Afoto

Afoto

Afoto

4/01/17 Raiatea

La llegada a Raitaea prometía desde el principio. Al igual que la anterior, Moorea, es una isla de montañas escarpadas y cubiertas de un verde brillante. Un arrecife de coral rodea la isla formando un ‘lagoon’ de aguas azules y verdes que deslumbran.

Afoto

La visita a Raiatea ha sido sobre todo tranquila. Pasamos en ella dos días y uno fue prácticamente contemplativo y floral, con esas flores deslumbrantes que estamos encontrando, siendo algunas de ellas totalmente nueva para nosotros:

Afoto

Afoto

Para el segundo día nos alquilamos un coche para dar la vuelta a la isla y ha sido una maravilla. Lo primero que encontramos fueron hermosas palmeras que se esparcen por toda la isla.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También nos resultó curioso ver palmeras saliendo de los cocos.

Afoto

Hicimos una pequeña incursión por el interior de la isla.

Afoto

Afoto

Pero es el mar que la rodea lo que más nos llama la atención.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En la zona sureste nos encontramos con un conjunto de Marae que son unos lugares dedicados al culto y a eventos sociales de los polinesios. Este es uno de los mayores del archipiélago y tiene un nombre más que curioso: Taputapauatea casi impronunciable.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A medida que vamos hacia el sur disminuye la población y aumenta la belleza.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Y cuando empezamos a subir por el oeste se vuelve sublime.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En estas islas tienen la costumbre de no dejar las embarcaciones sobre el agua, con esas ruedas enormes hacen la palanca suficiente para que entre dos personas puedan izar el barco.

Afoto

Estamos en época de lluvias, y la lluvia nos cayó varias veces en la isla, aunque casi nunca la fotografiamos, pero esta vez de salida en el aeropuerto, si. En general los aeropuertos pequeños, bonitos y supereficientes, no en vano tienen pocos vuelos.

Afoto

Logo Vuelta

Posts publicados

Volver