Posts from 2018-01

09/11/16 Cabo de Hornos

Finalmente, después de descartar -de momento- ir a la Antártida, y como solución intermedia, decidimos contratar un crucero que vaya al Cabo de Hornos y luego a través de los senos -fiordos- chilenos hasta Punta Arenas. Encontramos un ‘último minuto’ que salía por menos de la mitad del precio habitual y nos liamos la manta a la cabeza y nos embarcamos.

Afoto

Afoto

El barco es el Stella Australis, para nosotros un lujazo en comparación del ritmo de viaje que llevamos, y además la única manera de ver los lugares que vamos a visitar. Aunque te venden que son 4 días y 3 noches, realmente son 3 días, incluso siendo estrictos le faltan 5 o 6 horas para que sean tres días completos. En cualquier caso te miman un montón, pues es un hotel de lujo con pensión completa. El lado malo estriba en que los usuarios tenemos una media de edad avanzada y algunos de ellos con mala condición física o escasa habilidad para moverse. Como la consigna es de Seguridad a toda costa, los desembarcos eran algo lentos y sino dabas todos los paso que te decían o no te agarrabas a todos los brazos que te ofrecían, tenías bronca asegurada por ‘tu seguridad’. En fin un poco agobiante y para personas con facultades razonables un absoluto exceso. La tripulación encantadora y muy atenta a lo que te pudiera agradar, salvo el Capitán que leía el discurso de bienvenida (no es capaz de improvisarlo o memorizarlo después de repetirlo dos veces por semana), no fue capaz de que desembarcáramos en un punto en el que yo creía que era posible (por nuestra seguridad) y que parecía un poco ‘endiosado’. Pero la valoración global muy alta.

Embarcamos a las 6 de la tarde y se empieza con la presentación de oficiales, guías, medidas de seguridad. Nos dimos paseos por cubierta y disfrutamos de las vistas a medida que nos alejábamos del puerto.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A la hora de cenar compartimos mesa con dos holandeses muy agradables, Robert y Elisabeth. También con dos españoles, Judith y Xavi, que son de Tarrassa y con los que seguiremos unos días después del crucero.

Afoto

Se viaja por la noche al primer destino, que es el Cabo de Hornos. Toda la navegación se hace por canales más o menos grandes y es muy tranquila, el barco casi no se mueve. Curiosamente, cuando entramos a aguas chilenas, nos aborda un barco de la policía de fronteras y hacen las formalidades de entrada al país. Llegamos como a las 6 de la mañana y enseguida se organiza el desembarco. Unos días antes no pudieron hacerlo porque los vientos eran de 130 km/h. Estamos sorprendidos por estar en este lugar del mundo y con este buen tiempo. La isla está a cargo de un militar que vive en el faro con su familia -mujer y dos hijos- es el Sargento José Aguayo que nos saluda a cada uno a medida que vamos desembarcando. Un anfitrión atento.

Afoto

En la parte alta hay un monumento que internamente tiene la silueta de un albatros. Es el ave más grande de estos mares, con una envergadura de hasta 3,5 m y que pasa 6 meses al año volando ininterrumpidamente, por lo que hasta duerme en el aire. Esta estatua está recién reconstruida por que la anterior fue destruida por el viento. Natalia, la mujer del José Aguayo, nos comenta que este invierno los vientos han superado los 210 km/h. Anfitriona atenta y agradable, nos comenta lo que supone vivir aquí. Residen durante un año que para ellos terminará dentro de un mes. Entre otras exigencias, deben operarse todos de apendicitis para evitar esta posible emergencia médica. Viven en un lugar en el que un rescate puede demorarse muchos días. Hace falta una buena preparación física y psicológica. Ella comenta que es una buena experiencia y que los hijos la están disfrutando mucho. Como dice la canción de Rosendo: Maneras de vivir ...

Afoto

Afoto

El faro fue inaugurado en 1891 y junto a una capilla y el monumento, son casi las únicas construcciones existentes. Nos llama la atención la poca vida que vemos, una pequeña colonia de lobos marinos y muy pocas aves. Debe ser un lugar realmente inhóspito la mayor parte del tiempo. Desde luego hoy hemos tenido suerte con el clima.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En cualquier caso el ambiente formidable. En cuanto al barco, tienen bien organizado el movimiento de pasajeros y cómodas pasarelas para un desembarco en el que no se moje nadie. Si el punto de desembarco no la tiene, como ocurre en algún destino, ellos la desembarcan y la instalan en las playas.

El siguiente destino es la Caleta de Wulaia. Está en una bahía en la que desembarcó Charles Darwin. La describe como una zona con una importante población de nativos ‘Yamanas’ lamentablemente solo sobrevive una mujer de más de 80 años de esta etnia. Parece que los problemas para los nativos eran cosa del siglo XVI, pero es un problema actualmente vigente donde todavía hay zonas en las que son perseguidos y diezmados por violencia directa, intereses por sus tierras o por enfermedades a las que no son resistentes. Una de las organizaciones que tiene mejor analizada esta problemática es http://survival.es.

En cualquier caso la zona de la bahía es un compendio de esta zona sur de la Patagonia: Senos (la forma en que aquí se denomina los fiordos), escarpadas montañas, nieve en las cumbres y espesos bosques de lengas que empiezan desde la playa. En el barco nos dividen en tres grupos, uno suave que pasea por la playa, otro de nivel alto que sube a un mirador y otro ‘extremo’ que era un recorrido de unos 4 km con un desnivel de 180 m. En fin, que el concepto de ‘extremo’ es mucho más flexible de lo que pensaba Risa1p

En cualquier caso se trataba de una subida no muy larga por un sendero embarrado y en alguna zona bastante resbaladizo que nos permitió tener unas bonitas vistas de la bahía y volver a ver el efecto de los castores en el ambiente patagónico. Encontramos algunas zonas deforestadas, y nos comentan que antes de ser Parque Nacional, algunos ganaderos habían quemado el bosque hace decenas de años. Pero como las condiciones patagónicas son muy duras, todavía no se han cubierto de bosque las zonas quemadas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A la vuelta continuamos una plácida navegación salvo durante 15 minutos en los que salimos a mar abierto. Nueva cena y foto, esta vez con Cristian que era nuestro camarero, que nos cuidaba muy bién Risa2p

Afoto

Afoto

08/11/16 Mirador Ushuaia

Hoy nos dirijimos a una carretera que está encima de la ciudad y sube hacia una telesilla que en la actualidad aparece como abandonada. Es el punto de partida para dos excursiones, La que accede a la base del glaciar Martial, que es menos espectacular que el que hicimos ayer, y la que accede a un mirados de la ciudad. Subimos por una antigua pista de esquí y en la parte final tomamos la bifurcación al mirador. Total en menos de una hora estamos en nuestro destino. La vista bonita, el viento enorme, como suele pasar por aquí. Se divisa una parte de la ciudad y un sector importante del canal del Beagle.

Afoto

Afoto

Nuestra foto habitual.

Afoto

Mientras bajamos tenemos enfrente el glaciar Martial, al que se le ve casi como vestigial.

Afoto

Afoto

La parta alta del bosque de lingas aparece especialmente retorcida, pero curiosamente sin árboles rotos.

Afoto

Afoto

Finalmente divisamos las columnas del telesilla y su estación superior. Una actividad ligera para despedirnos de la naturaleza que rodea a la ciudad-

Afoto

Afoto

07/11/16 Glaciar Vinciguerra

Hoy nos toca ir al glaciar de Vinciguerra. Para ello nos vamos al valle de Andorra, que empieza en los límites de la ciudad y que inicialmente es un valle suave sin apenas desnivel. En el centro, arriba se ve el glaciar al que nos dirigimos. Al llegar a un puente metálico cruzamos el río y empezamos el ascenso de la ladera.

Afoto

Afoto

Afoto

Luego otra vez dentro de espesos bosques de lingas.

Afoto

Afoto

Afoto

Hasta que se acaba el bosque y empieza la zona de pastos.

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente desaparece la vegetación y llegamos a la laguna del glaciar. Algunas partes están todavía heladas. Empezamos a rodearla por nuestra izquierda, aunque es el camino más largo para llegar a la zona terminal del glaciar. Eltiempo es alocado. Empezamos con Sol, pero ahora empieza a nevar con cierta intensidad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En la zona terminal se han formado unas cuevas de fácil acceso. Las primeras son pequeñas, las últimas enormes. Siempre es sorprendente acceder al hielo de un glaciar.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Además de Stephanie, se añadió Arnaud al grupo casi desde el principio. Es un francés que también está de vuelta al mundo. Cfuanto viajero suelto Risa1p

Afoto

Además Auxi hizo otro amiguito.

Afoto

Nos hicimos las últimas fotos y comenzamos el retorno. Ahora hace sol, locura de tiempo.

Afoto

Afoto

Afoto

Se repiten los pastos, bosques y el fondo del valle de Andorra. Una actividad de intensidad mediana que nos llevó dos horas y media de subida y un par de bajada. Día completo Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

06/11/16 Parque Nacional Tierra de Fuego

Ayer vino Stephanie a la casa de Manolo, donde estamos alojados en Ushuaia. Es una couchsurfer holandesa con muchísima experiencia en viajes. El viaje actual lo empezó hace dos años y medio. Viaja de manera muy económica alojándose casi siempre en couchsurfing y moviéndose en autostop. Tiene un blog donde explica como viajar a coste muy reducido por muchos países del mundo. Su dirección es: www.budgetbucketlist.com.

Afoto

Hoy vamos a ir con ella al Parque Nacional Tierra del Fuego. Hasta este parque se puede ir en un pequeño tren al que llaman el tren del fin del mundo, en bus, en un paquete turístico o en un coche alquilado que es lo que hicimos nosotros. Esto te permite parar donde quieras a hacer fotos y organizarte los tiempos y los sitios a tu manera. Ya desde la entrada disfrutamos de bonitos paisajes y una pista de tierra muy deslizante.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Llegamos al final de la pista en la Bahía Pataia, que es donde acaba la Ruta Nacional n.º 3, que tienen más de 3.000 Km de longitud ¡vaya distancias!

Afoto

Hicimos varios senderos. El primero de ellos fue el sendero de la baliza, que te lleva por la costa a un pequeño faro a lo que es probablemente el punto más alejado de la entrada del parque. Se va por un camino muy evidente por bosque y costa dentro de una tranquila bahía.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Como somos un poco gamberros nos subimos a la baliza a hacer nuestra pose. Desde allí las vistas preciosas.

Afoto

Afoto

De retorno nos encontramos con un par de Carancas con sus colores blanco para el macho y marrón para la hembra. El motivo del colorido es muy curioso, la hembra tiene un color apto para camuflarse con el terreno y el macho un color blanco llamativo para que si llega un depredador lo localice primero y se ponga a perseguirlo. Esto le permite alejar al depredador de la hembra y probablemente salvar a la prole.

Afoto

Luego fuimos hacia el sendero de los castores, donde nos encontramos con los árboles que cortan con sus dientes, y con los árboles que mueren por quedar inundados en los embalses que construyen. Hemos leído que los castores han logrado cruza el Estrecho de Magallanes y están en la zona continental de la Patagonia, lo que ha hecho reaccionar al gobierno argentino que va a intentar eliminar al menos 100.000 castores.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente nos dirigimos al Lago Roca para hacer un sendero próximo a la orilla que terminaba en la frontera con Chile. Como en todos los sitios que hemos visitado, hemos encontrado unos enormes bosques, sobre todo de lingas también llamadas hayas australes, con un verde intenso que les da la primavera. Muchos ejemplares, sobre todo de gran porte, estaban tirados en el suelo. Suponemos que es el efecto de los intensos vientos patagónicos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También el paseo es una clase de botánica, encontramos hongos (pan de indio) que parasitaban los árboles y un musgo que llamaba la atención por su tamaño.

Afoto

Afoto

Finalmente alegría desbordante al llegar a la frontera Risa1p que estaba marcada con una construcción metálica con buenas vistas al paisaje inmenso de la Patagonia.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A la vuelta pasamos al centro de interpretación del parque y acabamos visitando las cascadas de Pipo. Día de no parar de un rincón a otro de este parque nacional.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

05/11/16 Laguna Esmeralda

El primer lugar que nos aconsejaron visitar es la Laguna Esmeralda, al pie del glaciar Albino y del Cerro Bonete y Domo Albo, ambos de 1.200 m. Llegamos hasta unos pequeños embalses creados por castores. Los castores están considerados una plaga que ha ocupado toda la Isla de Fuego, y además ya han saltado al continente. 25 parejas fueron introducidas en 1946 con fines de crear un negocio peletero. Carecen de enemigo naturales y talan muchos árboles y además todos los árboles de las zonas inundadas mueren, pues no resisten a esa situación como lo hacen los árboles de Norteamérica, que es la zona de origen de estos animales.

Afoto

Afoto

Seguimos hacia la laguna sufriendo la gran cantidad de barro en el camino y en las turberas que había que atravesar ...

Afoto

Afoto

… y disfrutando de unos bosques de un verde muy intenso y de una maravilla de montañas a nuestro alrededor.

Afoto

Cerro Alvear.

Afoto

Cerro Bonete, Pelado y Domo Albo.

Afoto

Finalmente después de hora y media llegamos a la laguna, que bien mereció el esfuerzo.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Las montañas desde la altura, más impresionantes todavía.

Afoto

Afoto

Durante la bajada nos encontramos con un rescate, en el medio del bosque, de una persona que se lesionó una pierna.

Afoto

Al final llegamos al centro de trineos de perros que se llama Valle de Lobos, que es un lugar peculiar, y donde nos almorzamos un cordero patagónico a la estaca que estaba de muerte. Muy bueno y a un precio asequible para lo que es la zona. Muy recomendable.

Afoto

Afoto

3/11/16_Ushuaia

Uno de los principales hitos de nuestro viaje era alcanzar Ushuaia, la ciudad llamada del fin del mundo, situada en el canal del Beagle. Realmente hay una ciudad más al Sur, se llama Darwin y es chilena, pero tiene mucha menos población y movimiento turístico.

Afoto

Hemos tenido la suerte de ser acogidos por Manolo a través del couchsurfing, que maravilla de red que además de conseguir que nos alojemos gratis, nos permite conocer a personas encantadoras con las que establecemos una relación que irá mas allá que estos pocos días. Además coincidimos con los invitados anteriores Manu, Mary y Lola una pareja de franceses con su hija de 9 años que emprenden un viaje en bicicleta desde Ushuaia hasta Quito. Miles de kilómetros por delante y 9 meses para recorrerlos. Estuvimos hablando sólo media hora, pero nos pareció conocernos desde hace mucho tiempo ¡Suerte y fuerza para vuestro viaje!

Afoto

Afoto

Afoto

Los dos primeros días que estuvimos en la ciudad los pasamos recorriendo agencias buscando ofertas para ver si podíamos alcanzar uno de nuestros sueños, visitar la Antártida. Parece una misión complicada con un presupuesto ajustado. Todos los viajes se sitúan de los 4.500 € hacia arriba. Estuvimos mirando posibilidades de enrolarnos como tripulación, pero las tripulaciones se contratan para media temporada o temporada completa con mucha antelación. También miramos la frecuencia de personas que no se presentan al check in (los verdaderos último minuto) pero eso no se da casi nunca, y en muchos casos no se cubre el hueco por lo pesado del papeleo necesario. En fin que dimos muchas vueltas con pocos resultados. Quizás otro año …

Nos dimos por vencidos y nos pusimos a dar vueltas por los alrededores de la ciudad. Al final de la segunda tarde nos dimos una vuelta en coche alquilado por la única carretera de salida de Ushuaia hasta el paso Garibaldi.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

La ciudad de Ushuaia vive una realidad aparte del resto de Argentina. Está en franco crecimiento, el nivel de vida es más alto y no presenta problemas graves de seguridad. Tiene el aspecto de las zonas frontera, en este caso entre una naturaleza desbordante y puerta de la Antártida y un gran núcleo urbano. El crecimiento es algo desordenado y el clima extremo. Esto configura el aspecto de la ciudad creada básicamente a lo largo del siglo XX.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En cualquier caso Ushuaia está condicionada por los dos grandes elementos geográficos que la rodean, las montañas y el mar. Destaca por su belleza el monte Olivia, que trae algún recuerdo del Cervino …

Afoto

Afoto

... y su puerto con los barcos que hacen la travesía a través del tormentoso paso de Drake hacia la Antártida. ¡Cómo nos ponen los dientes largos!

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Otra de las cosas llamativas de la ciudad es la oferta gastronómica, hay que probar la centolla y la merluza negra (que a nosotros se nos escapóRisa2p y otras delicias. Es una ciudad cara aunque a veces hay ofertas muy interesantes, como el cordero patagónico que ofrecen en ‘Casimiro Biguá’, cerca de la oficina de Turismo, que está a 2x1 y que es de los corderos más ricos que he comido nunca.

Afoto

También hay un antiguo almacén llamado ‘Ramos general’ en la misma calle, que ahora es cafetería y pastelería que aparte de estar todo muy rico es un local muy agradable de visitar.

Afoto

Además en los servicios no te queda duda de la puerta por la que debes entrar Risa1p

Afoto

También es una ciudad que creció en torno a un penal fundado a principios del siglo XX donde enviaban a los presos más peligrosos o reincidentes.

Afoto

Afoto

Afoto

Pero lo que más nos gustó a nosotros son los espectaculares espacios naturales que la rodean y mostramos en los próximos posts.

2/11/16 Buenos Aires

En Buenos Aires no vamos a pasar ni 24 horas, estamos de paso para volar a Ushuaia, pero aparte de dar una vuelta por la ciudad vamos a encontrarnos con Julia, amiga de Auxi, y su marido Joaquín. Que maravilla, aparte de verlos nos traen unas cosas y se llevan otras que nos liberan de espacio y peso.

Afoto

Paseamos por la Avenida 9 de Julio, principal arteria de la ciudad con su gran Teatro Colón y por la calle Corrientes el eje cultural y reivindicativo donde nos topamos con una manifestación de estudiantes.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Por la tarde estuvimos haciendo amigos Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Y por la noche al recogernos encontramos una mujer voladora y un partanaire que jugaba con fuego.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A la mañana siguiente salimos muy temprano. Auxi dio muestra de su gran corazón Risa1p y el piloto decidió enseñarnos lo bonito y grande que es Buenos Aires desde el cielo.

Afoto

Afoto

Afoto

1/11/16 Colonia

Nuestra última jornada Uruguaya la vamos a pasar en Colonia. Primera ciudad fundada en Uruguay que pasó de manos portuguesas a españolas y viceversa varias veces. La parte antigua que estaba dentro de las primeras murallas es la que hoy en día se ha convertido en Patrimonio Cultural de la humanidad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Aquí además de por las casas de época también tienen pasión por los coches antiguos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En definitiva una ciudad agradable para darse un paseo y para cruzar en ferry a Buenos Aires, nuestro próximo destino.

28/10/16 Este de Uruguay

Nos vamos tres días a conocer la Costa Este de Uruguay, que además es la zona más turística. Empezamos por Piriápolis que es una ciudad diseñada y fundada por el Ingeniero Francisco Piria que compró gran cantidad de terreno y construyó un gran Hotel-Casino, un castillo como residencia y muchos edificios más que han dado lugar a la ciudad que recibe su nombre.

Afoto

Afoto

Afoto

Los uruguayos deben ser muy amantes de los coches de época, porque los vemos con frecuencia.

Afoto

Íbamos a haber salido a este viaje un día antes, pero permanecimos en Montevideo porque había alerta naranja por vientos muy fuertes. En Piriápolis causaron algunos destrozos, aunque luego nos encontramos que en la Costa Atlántica fue bastante peor.

Afoto

En definitiva ahora es una ciudad básicamente turística en la que disfrutamos de una bonita puesta de Sol.

Afoto

Afoto

Esa noche llegamos a Punta del Este, está ubicada sobre un cabo que en el punto en el que desemboca el Rio de la Plata en el Atlántico. En el cabo encontramos el faro y construcciones bajas en lo que debió ser el origen de la ciudad.

Afoto

Afoto

Afoto

Actualmente es la ciudad más turística de Uruguay, llena de grandes edificios y mansiones, parece que es un lugar para gente muy adinerada por el tipo de construcciones que encontramos.

Afoto

Afoto

La escultura de ‘Los dedos’ es uno de sus iconos más reconocibles.

Afoto

A medida que subíamos por la Costa Atlántica encontramos más destrozos por el temporal. Aquí desapareció casi la mitad de la calzada y, al parecer, toda una línea de dunas que la protegía.

Afoto

Finalmente llegamos al arroyo Valizas y al pueblo costero del mismo nombre donde nos pilló la puesta de Sol.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Dormimos cerca, en Aguas Dulces, y por la mañana fuimos a la playa donde nos dijeron que el temporal había derribado parcial o totalmente varias casas. Se juntaron las construcciones sobre la arena al lado del mar junto a un clima más violento que, dicen, ha ocasionado dos ciclones en los dos últimos años cuando no hay datos históricos de ciclones en estos lugares.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Volvimos a Valizas para caminar durante un par de horas hacia Cabo Polonio, Parque Nacional uruguayo.

Afoto

Empezamos subiendo al Cerro Bellavista, que es la colina culminante de esta foto.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Continuamos por rocas y dunas hasta llegar al pueblo de Cabo Polonio.

Afoto

Afoto

Afoto

Con su faro, …

Afoto

Afoto

… sus lobos marinos …

Afoto

Afoto

… y otros seres extraños.

Afoto

Cabo Polonio es un pueblo un poco hippie en el que unos buses 4x4 con algunos asientos sobre el techo que nos permitieron volver a Valizas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

De vuelta pudimos constatar de nuevo que Uruguay es un país con una gran riqueza ganadera.

Afoto

Afoto

24/10/16 Minas

Hemos alquilado un cochecillo para dar una vuelta por Minas que es la capital del departamento de Lavalleja, una zona donde se encuentran algunas de las pocas elevaciones del país que es extraordinariamente plano.

Afoto

Uruguay es un país agrícola y ganadero con una extensa cabaña de vacas y ovejas, cosa que pudimos constatar en esta excursión.

Afoto

Afoto

En esta zona no hay ningún lugar notable que visitar, pero si algunos sitios agradables que permiten empaparte del lugar. Visitamos una de las pocas cascadas que hay, llamada Salto del Penitente.

Afoto

Afoto

Encontramos unas construcciones, que las llaman ecodomos, que nos sorprendieron un montón. Estuvimos hablando con el que las construía. Entre dos personas los construyen en un mes. Los hacen a base de una especie de sacos que llenan de la arena local, según el tipo de arena le añaden una cantidad de cemento, apilan los sacos y los cubren -sobre todo en el lado exterior- con cemento u otro antihumedad que protege la construcción. Usan ideas ingeniosas como construir las ventanas con trozo de tubo de saneamiento y el resultado final es una vivienda muy económica, ecológica y funcional. No pudimos evitar el pensar en su uso en los proyectos de la Fundación Agua de Coco en Madagascar.

Afoto

Afoto

Afoto

Luego nos subimos al cerro de la Virgen del Verdun, con un viento muy fuerte y amplias vistas …

Afoto

Afoto

… donde además hicimos una amiguita.

Afoto

Finalmente fuimos a la fuente del puma de Salus, donde hay una gran industria de agua embotellada y zonas de recreo que aprovechamos como pudimos Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Logo Vuelta

Posts publicados

Volver