Lagunas de Ruidera. Agua en la ‘tierra seca’

 

La primera etapa del verano tiene como destino las Lagunas de Ruidera, uno de los principales humedales del Sur de España, que está a caballo entre Albacete y Ciudad Real centrado en La Mancha. Curiosamente parece que el nombre de La Mancha viene del árabe ‘Al-Mansha’ que significa Tierra seca, pero que contiene unos de los humedales más importantes de la península. Las Lagunas fueron declaradas Parque Natural en Julio de 1979. Aunque las habíamos visitado hace años, teníamos ganas de volver a disfrutarlas además, a pesar de estar en el mes de Julio, nos habíamos enterado de que estaban llenas y con saltos de agua de desbordamiento de unas a otras. En el verano es frecuente que el nivel freático baje lo cual provoca que varias lagunas no se desborden sobre las siguientes y que el paso del agua se haga por filtraciones y por tanto desaparezcan las cascadas entre ellas. También las lagunas altas pueden desecarse. Recomendamos que os informéis llamando a los negocios locales o al Centro de Interpretación del Parque en Ruidera: 928 528 116.

01

Hemos dedicado dos días a recorrer el paraje y como este viaje le hemos hecho con autocaravana, hemos dormido en el parking de caravanas que hay junto al Castillo de Peñarroya, situado a la altura de la presa del Embalse del mismo nombre. La foto no está tomada en el parking, que realmente está al otro lado de la carretera.

02

Las Lagunas de Ruidera están constituidas por un rosario de 16 lagos (No son lagunas porque el agua fluye desde una entrada a una salida) siendo la llamada Laguna Cenagosa la más occidental, y por tanto la última de ellas y la Blanca la primera. No obstante si incluimos al final el Embalse de Peñarroya, el sistema hídrico tiene una longitud de 18 Km y un desnivel de 140 m. De pequeño estudié que el Guadiana nacía en las Lagunas de Ruidera, pero esa idea hoy en día se ha abandonado y al río que forma las lagunas se le llama Guadiana Viejo.

Hemos recorrido las lagunas en dos días, y hemos observado que por el lado Norte de las lagunas, por donde transcurre la carretera la mayor parte del tiempo, se encuentra la mayor concentración de gente, los parkings y los negocios. En nuestra visita a primeros de Julio encontramos mucha gente, los parkings casi completos y mucho bullicio. En el lado Sur hay pistas de tierra que recorrimos en dos partes, la primera con la moto desde la Laguna Cenagosa hasta el pueblo de Ruidera y la segunda en bicicleta, pues a partir del pueblo de Ruidera la pista en dirección al Este está prohibida a los vehículos a motor. Todo el recorrido del lado Sur lo hicimos sin cruzarnos apenas con nadie y disfrutando mucho más del ambiente natural de esta maravilla manchega.

Primer día

Realmente aprovechamos la tarde, pues llegamos a las lagunas al mediodía. Con la moto tomamos la pista que recorre la Laguna Cenagosa por el lado Sur y las dos lagunas siguientes, la de la Coladilla y la de Cueva Morenilla. La Cenagosa aparece completamente cubierta de vegetación y no se ve el agua:

03

04

05

Después de estas lagunas está la mayor de las cascadas que forma el Guadiana Viejo, la Cascada del Hundimiento, lamentablemente llegamos cuando la luz era poco faborable para este salto de unos 15 m. Enseguida se llega ya al pueblo de Ruidera.

06

La visita de las lagunas superiores desde el lado de la carretera, también la disfrutamos mucho entre otras cosas por un atardecer limpio y luminoso.

07p

Segundo día

Al día siguiente salimos con las bicis desde el pueblo de Ruidera. Fue un recorrido de unos 15 km de ida y alguno menos de vuelta. La pendiente es suave y no agobia excepto al subir una buena pendiente, mas o menos en el centro de la ruta, a unos miradores sobre las lagunas Colgada y Batana. Esta subida es opcional, pero merece mucho la pena. Ahí va un pequeño mapa de la ruta.

08

Las vistas desde el primer mirador hacia la Laguna Colgada, que ya habíamos dejad atrás:

09

Desde el segundo y tercer mirador las lagunas Batana y Santo Morcillo, con la Salvadora detrás.

10

También las cascadas de desbordamiento entre unas y otras.

11

En un punto de la Salvadora nos dimos un baño solitario, mientras en la orilla de enfrente había literalmente cientos de personas. Vaya diferencia de un margen a otro. El efecto 'carrtera al lado' es tremendo. Por nuestro camino apenas nos cruzamos con gente.

12

Continuamos nuestra ruta hacia la Laguna Lengua con sus bordes elevados y asomados al agua. Aquí ya la pista forestal se ha convertido en camino estrecho que tiene algunas dificultades en la zona que pasa detrás del camping de los Batanes y al final del mismo ya salimos a la carretera para llegar a nuestro objetivo que era la formación kárstica de la Plaza de Toros, que es una especie de piscina redonda después de una pequeña cascada entre las lagunas Tinaja y Tomilla.

13

14

15

En este punto nos dimos la vuelta para retornar hasta Ruidera. Poco más de 30 km en las piernas, un baño y unas vistas que nos encantaron. No sólo es uno de los humedales importantes del Sur de España, sino también un conjunto de bellos paisajes en Al-Mansha, la tierra seca.

Nos saltamos una visita recomendable a la Cueva de Montesinos, que está cerca de nuestro punto final, aunque geológicamente no es gran cosa, es famosa por mencionarse expresamente en El Quijote. En ella Don Quijote soñó que se encontraba con Montesinos, personaje recurrente en el libro, y que describía como realidades en lugar de sueños. Cuando visitamos la cueva era gratuita, pero en la actualidad hay que pagar entrada y a cambio aparte de la visita te relatan las historias de la cueva.

Desde aquí continuamos hacia el Sur, en busca de un conjunto de eremitorios íberos, y en el caminos nos cruzamos con Villanueva de los Infantes. Magnífico pueblo manchego que bien merece una visita, tanto por su arquitectura como por su gastronomía.

16

365 Sensaciones está asociado a Madrid Travel Blogers
LogoMadridTB

 

mod_eprivacy

Volver