Desde Kuala Lumpur decidimos saltar a Indonesia, y el lugar más próximo es Sumatra, también el vuelo más barato Risa1p Mirando el mapa de la isla, encontramos que en el extremo norte se encuentra Banda Aceh, ciudad tristemente famosa por haber sido arrasada por el Tsunami del 26/12/2004. El tsunami fue generado tras un terremoto de intensidad 9,2 frete a la costa de Sumatra y detruyó más del 60% de la ciudad causando más de 150.000 muertos. Sentimos curiosidad por conocerla y ver cómo ha superado el evento, así que volamos hacia allí. Encontramos allí una tierra de un intenso color verde por los arrozales que la rodean y un flamante aeropuerto.

Afoto

Afoto

Lo más turístico de a zona son los hoteles ubicados en Pulau We, una isla cercana a la ciudad, y de donde vinieron muchos de los videos de las olas gigantes. No obstante decidimos visitar sólo la ciudad y una playa cercana. El primer punto de visita fue el Museo del Tsunami. Es un edificio moderno, se nota que fluyó muchísimo dinero a la zona. Lo primero que encontramos son los restos que quedaron de un helicóptero de la policía tras las olas.

Afoto

Afoto

Una sala de pantallas muestra vídeos del Tsunami y los días posteriores.

Afoto

Hay un gran patio central con las banderas de los países que aportaron fondos para la reconstrucción, y la palabra ‘paz’ en el idioma del país. La paz es uno de los pocos productos positivos del Tsunami. Grupos independentistas estaban en guerra con el gobierno central, y ambos firmaron la paz meses más tarde habiendo dejado miles de muertos desde 1975.

Afoto

Afoto

El museo cuenta con múltiples salas que muestran desde maquetas de la destrucción hasta la descripción científica del fenómeno o los medios de paliar sus efectos.

Afoto

Afoto

Estuvimos paseando por un gran parque de la zona centro, donde había gente haciendo footing a pesar del calor y la humedad, y de no tener el mejor calzado para correr ni la ropa más fresca.

Afoto

Allí encontramos el monumento de agradecimiento de Banda Aceh al mundo y 54 pequeños monolitos para cada uno de los países que cooperaron en la reconstrucción.

Afoto

Afoto

También visitamos la Gran Mezquita Masjid Raya Baiturrahman, que luce como nueva con las obras que están finalizando. El edificio es impresionante.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Nos sorprendió la gran cantidad de actividad en el interior. Muchos grupos de niños y niñas en materias que no eran únicamente religiosas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Allí tuvimos un grato encuentro con Yuyun, una joven con la cara cubierta por un velo, y una amiga. Se acercaron para que nos hiciéramos un Selfi.

Afoto

Afoto

A partir de ahí estuvimos charlando un tiempo y nos ofrecieron informarnos sobre la ciudad y su cultura. Al comentar que buscábamos un sitio para comer, enseguida acordaron un lugar. El problema es que estaba lejos, pero Yuyun nos dejó su moto y ella fue en la moto de su amiga, de esta manera llegamos rápidamente al lugar. Una maravilla Risa1p Una de las cosas que más nos llamaba la atención era que se cubriera el rostro. En muchos casos desde Europa asociamos el velo a mujeres sometidas o con poca iniciativa y Yuyun parece todo lo contrario, es abierta, tiene formación, maneja la tecnología y las redes sociales y también es couchsurfer. Considera positivo respetar los preceptos del Islam que tiene interiorizados y los aprecia. Unos días se cubre la cara y otros no, según lo que ella considera en cada momento. Hemos ganado una nueva amiga Risa1p

Después de comer algo Yuyun y su amiga se fueron, y nosotros nos fuimos a ver uno de los nuevos símbolos de la ciudad, el barco sobre el tejado. La embarcación de la foto estaba en un astillero a un km de este lugar. Fue arrastrado por el Tsunami y quedó sobre el tejado de una casa. En su camino 59 personas se fueron subiendo a el, y todas ellas salvaron la vida. Queda en el lugar para dar testimonio de la tragedia.

Afoto

Al día siguiente compramos, por unos 20€, billetes de avión hacia Medam, y después decidimos visitar la playa de Lampuuk, montados en un Tuk Tuk motorizado que primero paró en una gasolinera ‘local’, que en Europa estaría prohibida, …

Afoto

Afoto

… atravesamos unos bellos campos de arroz y alguna tienda local, …

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

… y llegamos a una hermosa playa.

Afoto

Afoto

Afoto

Una sensación más para sumar a nuestras 365 sensaciones Risa1p

Afoto

En la playa había un montón de espacios con sombra para alquilarlos a familias que pasan el día en la playa.

Afoto

De vuelta nos cruzamos con alguno de los edificios de emergencia construidos en previsión de un futuro tsunami.

Afoto

También visitamos una zona de puerto de pescadores con coloridos barcos.

Afoto

Afoto

Afoto

Y por último habíamos quedado a comer con Yuyun (que aparece al fondo) y otra amiga. Por un malentendido sobre el lugar de la cita, llegamos con media hora de retraso y solo pudimos disfrutar de media hora de su compañía. Ojalá nos pueda visitar algún día en España. Corta pero intensa estancia en Banda Aceh Risa1p

Afoto

Afoto