Langkawi es una isla situada al noroeste de la península Malaya, ya en el límite con Tailandia. Es una isla muy poblada y con gran afluencia de turistas, algunos extranjeros y muchos nacionales, pues es una isla libre de impuestos y por tanto de compra de tabaco, chocolates, alcohol, … Dispone de algunas zonas naturales de gran belleza, pero tanta población y tráfico le quitan una parte importante de su encanto.

Alquilamos una moto para recorrer los diferentes rincones de la isla, esperamos no tener más incidentes. El primer sitio al que acudimos es el monte Machincang en el extremo noroeste de la isla y en el que se ha instalado un telecabina que sube hasta la cumbre, con buenas vistas de la isla, y una zona con tiendas, restaurantes y algunas atracciones en la base. Además se mantiene el bosque original, muy frondoso.

Afoto

Afoto

Afoto

En la parte alta tienen un curioso puente suspendido para pasear en las alturas.

Afoto

Afoto

Afoto

En la parte baja entramos a unas salas de pinturas 3D que pensamos que no nos gustaría, y donde lo pasamos francamente bien.

Afoto

Afoto

Afoto Afoto

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Enla zona había unas bonitas cascadas y dos especies de monos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Ese día también nos dio para ver alguna playa y la puesta de sol.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Como aquí las cosas son relativamente baratas nos alquilamos una moto de agua y, precedidos por un guía con otra moto, nos fuimos a recorrer unas islas e islotes del suroeste de Langkawi.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

En una de las islas mayores desembarcamos e hicimos un pequeño camino a un lago interior donde vimos un traje de baño ‘largo’ y también algunos monos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También aprovechamos para dar una vuelta en parasailing. Fotos aéreas con selfie incluido Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Y luego la puesta de sol con los paracaídas que no paraban de despegar y aterrizar en la playa.

Afoto

Afoto

También impresiona ver como en los paracaídas iba un ‘cliente’ y un guía. El cliente lleva arnés pero el guía no. Simplemente se cuelga de las cuerdas del paracaídas y después de despegar se acomoda en una especie de silla pero sin estar atado en ningún momento.

Afoto

Afoto

Apuraban el tiempo hasta que oscurecía. La luna estaba alta y en la playa se echaba la noche encima.

Afoto

Afoto

El último día salimos hacia Kuah, que es la capital de la isla. Estuvimos por la zona del puerto, que tiene una gran águila marrón, que es el significado de Langkawi en malayo. También una galería de tiendas de regalos y recuerdos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En la carretera nos encontramos un policromado templo hindú.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Por último visitamos el Geoparque kárstico de Kilim. Se recorre en una barca que cogimos por los pelos, pues ya estaban cerrando en un barco para nosotros solos con un capitán quinceañero simpatiquísimo.

Afoto

Afoto

Primero se visita la cueva de los murciélagos.

Afoto

Afoto

Luego unas piscifactorías flotantes, en las que también las rayas comen de la mano.

Afoto

Afoto

Afoto

Luego se visita una laguna en la que se alimenta a las águilas arrojando pescado al agua.

Afoto

Afoto

Y finalmente se sale al mar atravesando bosques y karst.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

De vuelta a casa encontramos un encuadre curioso.

Afoto

Y sin darnos cuenta se nos acabaron los días en la isla, mitad visitas y mitad descanso.

Afoto

Afoto

Afoto