Malasia, y por tanto Kuala Lumpur (KL), no estaba como destino previsto para nuestro viaje. Buscando vuelos a buen precio desde Nueva Zelanda hacia Asia, en muchos destinos aparecía Air Asia como la opción más barata y pasando por KL, así que ¿Por qué no hacer una parada en Malasia?

Muchas veces uno quisiera multiplicar su sueldo (que casi nunca llega para lo que queremos), viajar a algunos países de Asia como este tiene efectos similares. Aquí el dinero cunde entre 4 y 10 veces lo que en España. Hemos comido razonablemente bien en algunos sitios limpios y sabrosos por menos de 2€ sin contar la bebida. Aquí encuentras hoteles de 4 o 5 estrellas, alguno francamente bueno, por menos de 50€. Vuelos de más de 1.000 km. por 20€ comprando el billete el día anterior, … A veces la gente te para porque quiere hacerse selfies contigo, muchos te sonríen al paso. Cuando charlas con la gente son muy amables … Desde luego te sube el poder adquisitivo y el ego. En muchos aspectos te sientes bien. No todo son cosas positivas, en muchos sitios el tráfico es caótico, algunos sitios son francamente sucios e intensamente olorosos, pero las partes modernas de la ciudad se parecen más a Europa que al Asia profunda.

Llegamos muy temprano a KL y nos hemos reservado un hotel de lujo para un par de días que se convertirán en 6, además nos suben a una categoría superior pagando una diferencia el primer día y el resto de los días nos salió gratis. Aprovechamos para descansar y dar vueltas por esta ciudad que te sorprende por su arquitectura, mezcla de culturas y porque aunque es un estado islamista (aplica la ley islámica a la vida política) se respira mucha tolerancia en la calle, en la que conviven mujeres muy tapadas con otras con ropa bastante ligera. Hay templos cristianos, budistas, hindúes, … y no parece que la religión sea un gran problema. Por otro lado se disfruta de un ambiente de seguridad en la calle que no es común en ciudades de este tamaño. Sobre todo se aprecia una diferencia abismal en este sentido con las grandes ciudades sudamericanas como Caracas, Bogotá, Lima, Rio de Janeiro, Buenos Aires, ...

Una de las primeras visitas en KL, obviamente, son las Torres Petronas, construidas por esta compañía petrolífera malaya y que son el icono de la ciudad. Son dos colosos de acero y cristal mucho más llamativos de cerca que en las imágenes que recordábamos. La visitamos por fuera y por dentro de día y de noche, de lejos y de cerca.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Detrás de las torres hay un parque con lagos y fuentes o piscinas, no lo sabemos muy bien, que sobre todo los niños usan para bañarse. También columpios para chicos y grandes.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Las fuentes de los lagos ofrecen por la noche un espectáculo de luces y sonido.

Afoto

Afoto Afoto

KL es una ciudad con gran cantidad de edificios modernos

Afoto Afoto

Afoto Afoto

Afoto Afoto

Algunas calles elevadas y acristaladas con aire acondicionado.

Afoto

Y con un buen surtido de centros comerciales, incluso con montaña rusa en su interior. Parece que esto se está convirtiendo en la tónica de las grandes ciudades asiáticas.

Afoto Afoto

Afoto

Afoto

También destaca la SkyTower, una gran atalaya para las antenas de comunicaciones de la ciudad. Es visitable con buenas vistas de la ciudad, obviamente, y un par de cabinas asomadas al exterior y con paredes y suelo de cristal Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Obviamente también hay zonas más antiguas, pero no mucho. La ciudad se fundó a mediados del siglo XIX como centro de suministros de una zona ,minera próxima. En el lugar de fundación hay ahora una mezquita medio sepultada por grandes edificios.

Afoto

Cerca del lugar está una gran plaza, la Dataran Merdeka, con el palacio del sultán y otros edificios notables.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Desde el centro se accede rápidamente al barrio chino con sus zonas de tiendas y de comidas que ya estaba cerrada y la estaban ‘limpiando’, aunque lo de limpieza es un decir por la gran cantidad de ratas que campaban a sus anchas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En cuanto a templos hay gran variedad, visitamos uno hindú, …

Afoto

Afoto

Afoto

... otro chino, …

Afoto

Afoto

Afoto

… la Mezquita Nacional, en la que nos vistieron muy monos, …

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

… y por la noche la mezquita Masjid Wilayah Persekutuan que nos pareció impresionante.

Afoto

Afoto

Hablando de monos, un día, al salir del hotel nos encontramos con estos. Parece que no es muy frecuente encontrárselos.

Afoto

Afoto

Afoto

También nos sorprendió la importancia en la ciudad el año nuevo chino, que nos pilló en KL, aparte de tener muchos adornos referidos al año del gallo,que es el que se celebra este 2017, muchos comercios estuvieron cerrados varios días.

Afoto

Afoto

También el centro de la ciudad dispone de 4 líneas de autobús gratuitas, que cubren la piña central, y que ni estaban muy congestionados, pasaban cada 5 minutos y tenían aire acondicionado y Wifi, todo un lujo.

Afoto

Además hay una calle que es la zona de copas en la que está un restaurante español (pinchos y tapas) que estaba rico, y donde comimos una ración de jamón de bellota que estaba rica, rica Risa1p

Afoto

Afoto

Además allí nos encontramos con Pedro, un expatriado español, que lleva más de 10 años trabajando en el país y con el que estuvimos hablando un par de ocasiones. Te da una visión de Malasia a la que sólo se puede llegar desde una larga estancia.

Salvo el clima que era caluroso y húmedo, con algunas lluvias cortas e intensas, KL es una ciudadnque nos ha gustado. Volveremos.

Afoto

Afoto