Como hemos salido tarde de Auckland nos dirigimos al cercano Parque Regional de Wenderholm donde vamos a dormir por primera vez en nuestra autovan. Dentro de los parques hay unas zonas de acampada llamadas DOC (Department of Conservation) que tienen un precio relativamente caro (unos 20 Euros) ofreciendo muy buena localización, pero muy pocos servicios. No tienen ni duchas y ni siquiera lavabos. Solo los retretes y unas pilas de cocina, nada más. Tampoco hay recepción y el acceso se gestiona llamando con un teléfono que hay en una cabaña informativa del parque. Te atiende un operador/a que en mi caso era absolutamente ininteligible. No he oído un inglés mas raro en mi vida. Tanto es así que después de unos 20 minutos nos fuimos a buscar otro camping, en este caso privado. Mala suerte, estaba cerrado. Volvimos y esta vez me atendió otro operador que hablaba clarísimo. Al final pude hacer todo el proceso, pagar con la tarjeta y obtener unos códigos. Con esos códigos consigues abrir las barreras de acceso a la zona de acampada y salir al día siguiente. No hay ningún tipo de personal presente en el camping y como nota curiosa, el acceso al Parque regional se cierra a las 10 de la noche. A partir de ese momento y hasta las 6 de la mañana, creo, no se puede entrar. Si tienes una emergencia podrás salir pero no volver adentro hasta la mañana. En cualquier caso contentos con la autovan que vamos a usar por primera noche. Se abre el portón trasero y tiene como una pequeña tienda que montas y te deja un espacio para la mesa y las dos sillas. Todo muy justito y bien aprovechado.

Afoto

Afoto

Afoto

Por la mañana recogemos y vamos hacia la playa. Nos sorprende un bloque de servicios y duchas muy limpio y cuidado ¡Mejor que el del camping! En NZ sorprende la cantidad de recursos como baños públicos hay por todos los sitios. Junto a la playa unos árboles que se nos antojan raros, casi tanto como su nombre: Pohutukawa también llamados árboles de navidad porque dan unas vistosas flores rojas en diciembre.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

De allí salimos a un pueblo cercano, Warkworth, que tiene una pequeña oficina de información que no nos fue muy útil y una pequeña biblioteca al lado de acceso libre y con un internet decente que era gratuito. Además un pequeño puerto fluvial y un área de picnic al lado de maravilla.

Afoto

Afoto

Seguimos nuestro camino al Norte por la costa Este hacia el Parque Regional Tawharanui. Más playas y bosques costeros. Hicimos un amiguete local que estaba colorado de tanto sol Risa1p Baño en un Océano Pacífico bastante más fresquito que el de la Polinesia.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En nuestro camino hacia el Norte el siguiente punto interesante fueron las Cascadas de Whangarey un lugar agradable con un corto paseo.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Luego fuimos por la costa visitando pueblos con curiosos nombres como Tutukaka y Matapouri. Bonitos paisajes y una playa que dicen que está entre las mas bonitas de Nueva Zelanda.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente este día llegamos a Pahia que es seguramente la zona mas turística de la región de Northland. Tenían montado un mercado de artesanía con algunos puestos curiosos, como uno con jabones que parecían tartas. Una vez más (como en Santiago de Chile) encontré bomberos pidiendo. Esta vez no me enteré del motivo.

Afoto

Afoto

Afoto

La zona de Pahia comprende una bahía con gran cantidad de islas e islotes. Allí nos apuntamos a un tour para recorrerla (Hole in the rock dolphin cruise). En este recorrido se buscan delfines y se llega a uno de los extremos de la bahía donde hay un islote de 150 m de altura con una cavidad que lo cruza de lado a lado. Durante la navegación nos encontramos con una regata de veleros con unos mástiles enormes, mayores que unos grandes cruceros que estaban fondeados.

Afoto

Afoto

Afoto

También divisamos a varios grupos de delfines que son más grandes que los que se ven por el Mediterráneo.

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente llegamos al extremo sur de la Bahía, viendo primero el cabo Brett con su faro, que puede alquilarse como alojamiento. Finalmente el islote del agujero. La idea es que si el viento y el oleaje lo permiten se atraviesa el agujero. Visto desde lejos parece que el barco no cabe. Cuando cruzamos, todos aplaudimos al capitán.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En la navegación de vuelta atracamos en la Otehei Bay situada en una bonita isla en la que subimos a una colina con buenas vistas y algunas ovejas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Finalizando el día visitamos las Cascadas Haruro.

Afoto