Las islas visitadas hasta ahora tienen un origen volcánico con montañas más o menos prominentes emergidas sobre el mar. Las dos siguientes islas a visitar son Rangiroa y Fakarava formadas por sendos atolones, arrecifes coralinos de forma anular y con una laguna interior (el lagoon) y que comunica con el mar a través de pasos estrechos. En las fotos se pueden ver la isla y alguno de los pasos en los que se concentra una gran variedad de vida marina.

Afoto

Afoto

Afoto

Nos alojamos en una modesta, pero cara pensión junto al borde de la playa (Pension Rangiroa Plage). Nuestros vecinos son pescadores, cada día extraen los lomos de los atunes capturados y tiran los restos a la orilla.

Afoto

Afoto

Afoto

Enseguida vienen los tiburones a comérselo todo. La mayoría pequeños y otros no tanto. También alguna raya.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

A la mañana siguiente club de buceo y una primera inmersión tranquila en zona de arrecife.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Luego una segunda inmersión en el canal.

Afoto

Afoto

Dentro del canal había una trinchera transversal que te permitía quedarte refugiado de la corriente y ver pasar todo por encima.

Afoto

Afoto

Dando un paseo por el pueblo vimos los mismos peces, pero fuera del agua. Pierden su encanto.

Afoto

Afoto

El pueblo es pequeño y sencillo, muy agradable para pasear y nos llamó la atención sus iglesias.

Afoto

Afoto

A la tarde siguiente volvimos a visitar a nuestros vecinos pescadores. Buena conversación mientras limpiaban los atunes. Una de las primeras cosas que hacen es sacar el corazón. Aunque el pez lleva tiempo muerto, se sigue moviendo lentamente. Nos lo dieron a probar y es toda una experiencia tener en la boca un alimento que se mueve. Difícil de describir, mejor probadlo si alguna vez tenéis ocasión Risa2p

Afoto

Afoto

Vuelta a tirar los restos a la playa y nuevamente los tiburones.

Afoto

Afoto

Afoto

La verdad es que la pensión tiene más encanto del que le encontramos al principio.

Afoto

Afoto

Afoto

Además tienen bicis a disposición de los huéspedes y también piraguas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También en la playa estuvimos haciendo snorkel, parece mentira todo lo que se puede ver cerca de la orilla. Uno de los peces más llamativos es el ballesta Picaso que tiene un colorido asombroso.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Por último, nos fuimos a dar una vuelta a una granja de perlas negras. Parece ser, o al menos es lo que ellos dicen, que la Polinesia Francesa es el único sitio donde se producen estas perlas, que no son exactamente negras pues van de grises claros a oscuros, pero en cualquier caso son muy llamativas. Nos explicaron todo el proceso,que es de 5 años para obtener la primera perla de una ostra y luego obtienen 2 o 3 más cada dos años. La parte más delicada es introducir en la ostra una ‘semilla’ que dará lugar a la futura perla, y comprobar a los 45 días que ha quedado correctamente emplazada. Es como una operación quirúrgica.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Además hicimos un máster de estimación de la calidad de las perlas Risa1p

Afoto

Otra isla encantadora en la que nos hubiera encantado pasar algún día más.

Afoto

Afoto

Afoto