Bora Bora es un lugar mítico. Aquí dicen que es la isla más bella del mundo, la perla del pacífico. No sabemos si llegará a tanto, pero desde luego es hermosa. Todos dicen que además su lagoon es el mejor. A nosotros nos impresiona, aunque localmente no está muy cuidada. La carretera de circunvalación es la peor que hemos visto en las 6 islas que visitamos en total. El pueblo principal, Vaitapé, tampoco está muy cuidado. Todo ello a pesar de tener muchos Resorts carísimos y que deben dejar un dineral a la isla. No en vano dicen que aquí se inventó el concepto de cabañas o habitaciones montadas sobre pilonas. En casi todos los hoteles rondan por los 1.000 € la noche. Ya las vistas desde el avión y en el trayecto del aeropuerto que está en un Motu hasta la isla principal quedamos prendados.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Nosotros vamos a pasar 5 días y gracias al gran invento que es el couchsurfing y a nuestra nueva amiga Isabelle, que nos acogió con una gran sonrisa en su casa. Además nos ayudó en muchas cosas, como dejándonos su coche para dar la vuelta a la isla. Muchas gracias.

Afoto

El primer día lo dedicamos a dar la vuelta a la isla. Como en todas las islas nos llama la atención que las cunetas de la carretera, aparte de palmeras, en muchos sitios tengan un césped de primera.

Afoto

Enseguida llegamos a la playa de Matira, a la que llaman playa pública porque nos imaginamos que las demás serán privadas. Aunque no somos muy playeros, el baño una delicia, aunque el sol picaba una barbaridad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Seguimos con el rodeo, las imágenes hablan por si solas.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Como remate una puesta de sol espectacular, con las nubes a rayas, supongo que debido a que en el horizonte abundan las nubes con forma de torres que alcanzan grandes alturas.

Afoto

Afoto

Hablando de rayas. Al día siguiente nos vamos de snorkel, seguro que veremos alguna. Embarcamos en una lancha para 10 personas y empezamos a rodear la isla.

Afoto

Afoto

Afoto

Finalmente llegamos al canal principal que da acceso al lagoon interior desde el océano. Zona de corrientes, es uno de los lugares de concentración de vida. La costumbre de echarles unas sardinas en este punto hace que enseguida empiecen a llegar pequeños tiburones de aleta de punta negra. Allá vamos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También llevamos algo de pan para los peces pequeños. Enseguida nos rodearon, también los que no eran pequeños Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Seguimos rodeando la isla con sus paisajes, y el capitán nos mostró que además de navegar también sabe cantar.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

La segunda parada la hicimos en la zona de las rayas. Auxi triunfó con una de ellas.

Afoto

Afoto

Afoto

El capitán se hacía remolcar y más con otra raya.

Afoto

Afoto

Aparte de las rayas había pequeños tiburones punta negra y peces mariposa-

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El tercer punto de snorkel era de peces tropicales en general. El quía de otro grupo consiguió que saliera una morena enorme de su cueva y la sujetaba con manos y piernas. Si no lo veo no lo creo.

Afoto

Afoto

Luego paseo entre cientos de peces, donde agotamos el poco pan que nos quedaba. Como dicen los políticos ‘un baño de masas’ Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Alimentar animales salvajes (feeding en su acepción inglesa) es bastante cuestionable y de hecho es algo muy desaconsejado por los naturalistas. La mayoría de incidentes con tiburones están relacionados con el ‘feeding’ y además rompe con el ciclo de vida salvaje, que se supone que es de lo que queremos disfrutar, introduce alimentos que posiblemente no son adecuados para estas especies y altera su comportamiento, como es obvio en las fotos anteriores. Pero también es verdad que esto se da en zonas muy acotadas, ya es algo permanente y cuando estás ahí es irresistible. Quizás debamos abstenernos de repetirlo en otros sitios, tendremos que hacer examen de conciencia.

La última etapa de esta jornada de snorkel nos lleva al Motu Pitu U’u Tai que es una isla mucho más bonita de lo que un nombre tan raro hace suponer Risa1p Ahí nos tenían preparada una comida exquisita con fruta y verduras que tanto nos cuesta encontrar en estas islas.

Afoto

Afoto

Luego nos dimos un bañito en las aguas cristalinas del lagoon, subimos a ver las vistas y nos hicimos amiguitos de un par de ‘troncos’ Risa1p cuando nos quisimos dar cuenta se había acabado la jornada, que nos parecía que era muy cara (unos 75€ por persona, 9.000 Francos) pero que luego nos pareció que tuvo una excelente relación calidad precio.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Cuando nos quisimos dar cuenta la actividad se había acabado y tomábamos la motora de vuelta a casa Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Esta noche quizás la puesta de sol no fue tan espectacular como la anterior, pero la vista de la ciudad en el ocaso y la luna llena que aparece junto a la constelación de Orión nos dejaron llenos de alegría.

Afoto

Afoto

Afoto