En la región de los Lagos volvemos a quedarnos solos Risa1p Decidimos alquilar un coche pequeño y recorrer las zonas que rodean a Puerto Montt. Básicamente visitamos tres zonas, por un lado desde la ciudad arranca la carretera Austral y vamos a hacer los primeros 100 Km. Que es lo que se puede completar sin tomar un ferry largo. Por otro lado visitaremos dos de los grandes lagos, el de Llanquihue con el volcán Osorno encima y el de Todos los Santos. Finalmente saltaremos a la costa del Pacífico visitando Bahía Mansa.

Los Lagos. Empezamos yendo a Puerto Varas, lugar que nos habían recomendado muchísimo como lugar de turismo de referencia. Tiene unas magníficas vistas del lago Llanquihue y de su icono que es el volcán Osorno y su figura cónica casi perfecta, pero a cambio es muy caro, casi elitista, y no se puede aparcar en ningún sitio sin pagar.

Afoto

Salimos corriendo hacia una pequeña población llamada Ensenada. Mejores vistas y más barato Risa1p a medida que vamos avanzando hacia ese lugar obtenemos diferentes vistas del volcán, seguimos teniendo buena suerte con el tiempo y se ve de maravilla.

Afoto

Afoto

Afoto

También vemos el volcán Calbuco, menos estético quizás pero con mucho más carácter en los últimos tiempos. Hace año y medio tuvo una erupción impresionante. Estuvimos hablando con un indígena Mapuche que regenta un local en la zona. Nos contó que no solo fue testigo directo de la erupción, sino que esquivó la evacuación y estuvo todo el tiempo en la zona. La descripción de los sucesos ocurridos nos pareció muy interesante. Pero lo que más nos impresionó es la historia de su familia. Al parecer vivían en la costa, en Bahía Mansa que visitaremos posteriormente, y que en torno a finales del XIX vino un barco para hacer esclavos. Sus abuelos que eran muy jóvenes junto a otros vecinos huyeron y se trasladaron hasta la Laguna de todos los Santos. Allí se establecieron y ahí existe un núcleo de población nativa, que además ahora es propietaria de sus terrenos de forma documentada, lo cual les permite vivir bien desde el boom del turismo. Oír contar estas historias en primera persona siempre deja huella.

Afoto

Afoto

Llegamos a Ensenada y acampamos en un camping junto al lago. Las vistas por la mañana igual de bellas.

Afoto

Afoto

Afoto

Por la zona vamos a hacer una marcha que empieza en el lago de Todos los Santos. Para ir hacia ese lago se entra en el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales y remontamos el cauce del río Petrohue, tan caudaloso como bonito.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Llegamos a la entrada al lago desde donde se ve una montaña muy característica llamada Cerro Puntiagudo.

Afoto

También hay un lodge, las oficinas del Parque y el comienzo del sendero.

Afoto

Afoto

Afoto

Todo está cubierto de las recientes cenizas volcánicas de la erupción del Calbuco que en este caso tienen la consistencia de arena de playa y piedras pequeñas. La marcha no es cómoda.

Afoto

Afoto

A medida que ganamos altura, vamos acercándonos al Osorno y vamos teniendo mejor vista del Lago de Todos los Santos y además empieza a aparecer en el horizonte el Cerro Tronador, de más de 3.000 m que hace frontera con Argentina y está muy próximo a Bariloche objetivo que se nos escapa porque no tenemos autorización de cruce de la frontera con este coche.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Seguimos ganando altura y nuevas vistas, encontramos numerosos ciclistas de montaña.

Afoto

Afoto

Afoto

Lo que queda de camino no parece muy interesante, hace mucho calor y casi no tenemos agua. Así que desde un punto que debe distar poco del final y con una última vista próxima del volcán nos damos la vuelta.

Afoto

De regreso a Ensenada volvemos a pasar por el fascinante río Petrohue. En este caso también para beber sus aguas, refrescarnos los pies y maravillarnos de sus paisajes.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También hay un lugar ‘imprescindible’ que son los saltos del Petrohue, pero han puesto una entrada de 8 dólares USA por visitante. Por las fotos que hemos visto es similar a los saltos que aparecen en las fotos de arriba. Por eso pasamos de verlo y de pagar la entrada. Nos parece una tomadura de pelo, y a mí ya me queda poco Risa1p

En el lago Llanquihue tuvimos una hermosa puesta de sol.

Afoto

Otra actividad bonita es rodear el lago con un paisaje verde intenso, al menos en primavera que es cuando estamos, con mucha actividad ganadera.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Recalamos en Puerto Octay, pueblo fundado por alemanes con bonitas casas. Una de ellas el Hostal Triwe donde estuvimos muy a gusto.

Afoto

Afoto