La ruta 40 es una mítica carretera que cruza Argentina de Norte a Sur, relativamente próxima a los Andes. Entramos a ella en la frontera con Chile poco más al norte que Puerto Natales e hicimos varios cientos de km antes de volver a cruzar a Chile para alcanzar otra mítica carretera llamada la Carretera Austral.

Aunque la Ruta 40 ya no es tan solitaria como antes, que era toda de ripio (es decir sin asfaltar) y en la que podían pasar horas sin cruzarte ningún coche, actualmente sigue teniendo un aspecto salvaje porque aunque está asfaltada en gran medida, con las márgenes siempre limitadas por las alambradas de las fincas privadas que hay en todo su recorrido, se encuentran muchos animales salvajes. Vimos conejos, …

Afoto

… ñandues, …

Afoto

… flamencos, …

Afoto

… un armadillo, ...

Afoto

… aves …

Afoto

… y sobre todo guanacos.

Afoto

Afoto

Deben estar muy perseguidos, si estaban cerca de la carretera se asustaban y saltaban las alambradas. No todos los que intentaban saltarlas salían bien parados.

Afoto

Afoto

Afoto

También había algún inquietante ser.

Afoto

Pero sobre todo la 40, en la Patagonia, es una tundra infinita, deshabitada, seca y batida por el viento. Tiene rectas interminables y muy de vez en cuando aparece una hacienda y con menos frecuencia alguna población.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Las gasolineras son escasas y están cubiertas de pegatinas que dejan sobre todo grupos de moteros que van de ‘expedición’ a recorrerla. Empieza en el Norte de Argentina, en la frontera con Bolivia, y acaba en la población de Rio Gallegos, cerca del estrecho de Magallanes, después de recorrer más de 5.000 km. Cierto es que las motos se enfrentan a vientos tremendos que hacen que sea un equivalente al paso del Cabo de Hornos de los veleros. También encontramos un día de viento a una pareja de cicloturistas que apenas avanzaban a 5 km/h contra un viento frontal que seguro era superior a 60 u 80 km/h.

Afoto

Afoto

Afoto

Nosotros sólo hicimos poco más de 600 km de esta carretera. Esperamos volver a recorrerla. En un pequeño lugar llamado Bajo Caracoles giramos al Oeste para cruzar los Andes de nuevo hacia Chile, a un pueblo llamado Cochrane. Al principio el mismo ambiente de la 40 …

Afoto

Afoto

… pero enseguida llegamos a las montañas, el paisaje más húmedo, una pequeña construcción era la frontera.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En el lado chileno más montañas y muchísimos guanacos que eran menos temerosos.

Afoto

Afoto

Afoto