No teníamos pensado visitar el glaciar Perito Moreno en este viaje para no repetirlo. Pero pasar cerca de El Calafate y no visitarlo se nos antoja que está fuera de lugar. Además en la visita anterior no tomamos un catamarán que te permitía acercarte a otros dos glaciares muy bonitos, el Upsala y el Spegazzini. Así que esta vez los veremos. La excursión es cara, esperamos que valga la pena. Por llevar nuestro propio coche ya nos ahorramos una cifra, como unos 20€ por persona. Desde luego ya lo cobran bien … Embarcamos a las 8:30 en un catamarán enorme. Más de 300 pasajeros y es uno de los tres catamaranes que salen a hacer el recorrido. A pesar de que se tarda hora y media hasta el primer glaciar, los paisajes nada más salir ya impresionan.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Avistamos los primeros icebergs desprendidos de los glaciares que vierten al lago. El barco se aproxima a ellos para que los fotógrafos de plantilla hagan fotos a los pasajeros. Nosotros de momento nos autoabastacemos.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Después vemos de lejos el glaciar Upsala. No permiten aproximarse más porque las laderas (morrenas) que se ven a la izquierda son muy inestables. Hace relativamente poco tiempo se cayó la parte que se ve en la foto por encima del catamarán. Debió ser por la noche porque nadie vio el derrumbe, pero los trozos de hielo que se arrojaron a tierra aparecieron a una altura de 40 m o al menos eso nos explicó un guía del barco. El caso es que a partir de entonces se ha impuesto una distancia de seguridad muy grande y solo vemos el Upsala de lejos.

Afoto

Afoto

Navegamos después hacia el Spegazzini que está al lado contrario de la cabecera del lago y que tiene un frente relativamente pequeño, pero los bloques de hielo alcanzan los 140 m de altura, lo que lo convierte en el más alto de la zona. Como casi siempre ocurre, las fotos no muestran las dimensiones del paisaje.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Terminamos sobre las tres, y como los tickets de entrada al parque ya están pagados, aprovechamos la tarde para visitar el glaciar Perito Moreno. Cuando llegamos allá encontramos unas pasarelas mas modernas que las que conocíamos, más grandes y que llegan a puntos más alejados. También están un poco más alejadas del glaciar pues a veces llegaban trozos de hielo a las anteriores procedentes de derrumbes del frente del glaciar. En cualquier caso sigue siendo un espectáculo ver esta enorme masa de hielo llegar al lago argentino presentando un frente de 4 km de anchura y hasta 70 m de alto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El glaciar ha topado con la península de Magallanes (lugar donde están las pasarelas) y ha taponado la salida de una parte del lago. Esta parte taponada irá incrementando su altura y en un momento dado romperá la barrera creada por el glaciar vaciándose como una tromba.

Afoto

Los pájaros nos rondan esperando conseguir unas migas y de paso permiten hacerles fotografías cercanas.

Afoto

Afoto

No me canso de seguir haciéndole fotos al glaciar.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

La vista de este brazo del lago Argentino también es bonita, además aparecen nubes de viento a última hora.

Afoto

Afoto

Afoto

A la vuelta al apartamento elaboramos una receta de ‘alta cocina’ internacional. Los fuegos eléctricos estaban encima del horno Risa1p

Afoto

El resultado una tortilla española de altura.

Afoto