Afoto

Llegamos a Punta Arenas y buscamos un Hotel junto con Judith y Xavi, queríamos encontrar el hotel donde nos alojamos hace doce años, y que era el que tomaban como base muchos expedicionarios antárticos. Al final no lo encontramos (se trataba del Cóndor de Plata) y el último día de estancia nos dimos cuenta de que nos habíamos alojado justo al lado.

Punta Arenas dispone de algunos bellos edificios.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También dos estatuas de dos nativos que son muy conocidas. Uno en la plaza central de la ciudad del que se dice que si le besas el pie volverás a Punta Arenas, y otro en el cementerio al que todo el mundo le pide milagros, y parece que los cumple por el número de placas de agradecimiento que lo rodean.

Afoto

Afoto

En cualquier caso la historia de los nativos en la zona fue relativamente tranquila hasta mitad del siglo XIX en el que no había muchos intereses económicos en la zona. A finales del siglo XIX y principios del XX fueron fuertemente perseguidos y masacrados, hasta el punto de que han desaparecido prácticamente. En Punta Arenas hay estatua y calle a uno de los pioneros que más se enriqueció en esa época, José Nogueira, que puso precio a la cabeza de cualquier nativo bajo la escusa de que eran muy rebeldes y mataban ovejas para su sustento. Resulta que habían sido ocupadas sus tierras e imposibilitado su forma de vida. Se daba recompensa por cada nativo, la prueba exigida era llevar la oreja derecha, la lengua y el pene de cada victimado. Que esto ocurriera hace sólo 100 años nos deja con la boca abierta.

Otro de los sitios de interés de la ciudad es el cementerio. Fuimos a visitarlo y nos pareció bonito y curioso.

Afoto

Afoto

Afoto

Nos llamaron la atención la decoración de algunas tumbas muy coloridas y llenas de adornos móviles.

Afoto

Afoto

De Punta Arenas subimos en bus a Puerto Natales donde arreglamos el alquiler de un coche para los siguientes 15 días. Apenas visitamos la ciudad.

Afoto

Afoto

Afoto

Esa noche teníamos superluna.

Afoto

También nos llamó la atención la presencia de cisnes de cuello negro en la costa.

Afoto

Afoto

José Menéndez, José Nogueira