Cartagena de Indias es una ciudad que nos sorprende. No tengo muy claro que es lo que esperábamos de esta ciudad, pero lo que encontramos es una ciudad enorme, industrial, portuaria, con una zona de playas similar a Benidorm y un centro histórico que nos ha parecido magnífico. En arquitectura colonial española es lo mejor que hemos encontrado hasta ahora, y eso que ya hemos visto muchas ciudades bonitas.

Afoto

También visitamos el Castillo de San Felipe donde se resolvió una batalla de mayor entidad que la de la Armada Invencible, que perdieron los ingleses contra los españoles y de la que yo no tuve noticia hasta hace tres o cuatro años. Desde luego es uno de los lugares que más ganas tenía de conocer en la ciudad.

Pero vamos por partes. En primer lugar el centro histórico que todavía conserva una parte importante de la muralla está lleno de calles encantadoras con sus balcones de madera, sus plazas, iglesias y edificios administrativos que forman un conjunto que es Patrimonio de la Humanidad de forma más que merecida.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Aquí tienes más fotos:

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Además de la monumentalidad, muchísima vida en las calles y muchas actividades como esta clase de zumba pública o actuaciones de diversos grupos.

Afoto

Afoto

También destaca la furia comercial de la ciudad, que tiene gran cantidad de tiendas orientadas al turismo y muchos puestos callejeros.

Afoto

Afoto

Afoto

También visitamos el museo del oro, que además era gratuito.

Afoto

Afoto

Otra actividad que llevamos a cabo fue contratar una visita turística en una ‘Chiva’, que es un bus de los escolares USA transformado al estilo latinoamericano y que nos llevó primero por Bocagrande, que es una versión colombiana de nuestro Benidorm.

Afoto

Afoto

Afoto

Luego nos llevaron al monumento de las botas viejas, que hacen referencia a una estrofa de un poema colombiano, y en el que todo el mundo quería tomarse una foto.

Afoto

Subimos al cerro de la Popa, donde hay un monasterio y sobre todo unas amplias vistas de la ciudad.

Afoto

Afoto

Afoto

Y finalmente llegamos al Castillo de San Felipe de Barajas que tantas ganas tenía de conocer. Aquí tuvo lugar una batalla decisiva del año 1741 que, de haber sido ganada por los ingleses, hubiera cambiado la historia de Latinoamérica. Seguramente habrían cambiado el español por el inglés y el sistema político. Nunca sabremos si el continente salio perdiendo o ganando …

Los protagonistas de la batalla fueron el Almirante de la Armada Inglesa Edward Vernon que dirigía, según algunas fuentes, la mayor flota de guerra jamás reunida hasta entonces con casi 200 navíos y cerca de 30.000 hombres y por el lado español el Almirante General Blas de Lezo y Olavarrieta que disponía de 6 embarcaciones y casi 3.000 hombres. A Blas de Lezo le llamaban el medio hombre porque en batallas anteriores había perdido un ojo, un brazo y una pierna.

Afoto

El relato de la batalla se puede encontrar por ejemplo en wikipedia pero queda claro que sobre todo la astucia de Blas de Lezo y las enfermedades tropicales que se cebaron en los ingleses, permitieron ganar una batalla desigual en la que los ingleses habían avanzado la noticia de la victoria. De hecho en Inglaterra acuñaron unas medallas en las que aparecía Blas de Lezo rindiendo la ciudad a Vernon.

Afoto

La derrota fue tan humillante que la Corona Inglesa prohibió que los libros de historia relataran el suceso. Lo sorprendente es que en España sea difícil encontrar personas que conozcan esta parte de nuestra historia. La fortaleza actual es mayor que la de entonces, que fue ampliada para mejorar su capacidad defensiva.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto