Afoto

Hoy salimos de Ciudad de Guatemala muy temprano. Hemos quedado con el taxista a las 4 de la mañana. Aunque la distancia a recorrer no es muy larga, unos 230 km con el paso de la frontera incluido tardamos unas 7 horas. Aquí las carreteras cunden muy poco.

Afoto

Llegamos un pueblo pequeño llamado Copan Ruinas. Este pueblo vive básicamente de los turistas que venimos a visitarlas. Por la tarde, y ya repuestos del viaje damos una vuelta por el pueblo, muy sencillo agradable de recorrer.

Afoto

Afoto

Aquí, como en otros lugares de América Central, abundan los pequeños motocarros, que funcionan como pequeños taxis.

Afoto

En la salida del pueblo nos encontramos con un Mariposario. Entramos y vimos algunas especies de mariposas, aunque nuestra visita no llegaba en la hora adecuada y además estaba nublado, Aún así vimos bonitos ejemplares.

Afoto

Al día siguiente vamos a las ruinas de Copan.

Afoto

Lo primero que encontramos es una zona de alimentación y cuidado de guacamayos, aquí se llaman guaras y son el símbolo de Honduras.

Afoto

Afoto

Afoto

Luego pasamos a ver las ruinas que están en un entorno natural selvático y con un césped cuidado. Las ruinas son similares a otras que hemos visto en otros lugares.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Pero lo realmente llamativo de Copan es la escultura, en estelas, altares y en la propia arquitectura.

Estelas.

Afoto

Esculturas de animales.

Afoto

Escultura humana.

Afoto

Algunas esculturas tienen un realismo tan extraordinario que parece que van a empezar a hablar :)

Afoto

Como en casi todas las ruinas mayas, es mucho lo que queda por descubrir y restaurar.

Afoto

Afoto