Naxos es la isla más grande de las Cícladas. Tiene gran cantidad de playas, montañas que ronda los 1.000 m de altitud y una agricultura económicamente importante. La hemos visitado parcialmente, pues apenas le hemos dedicado dos días, cuando merece más tiempo para poder verla. Al llegar al puerto se ve una ciudad volcada al mar y coronada por su, bien conservado, castillo Veneciano. También se puede ver a un lado la Puerta de Portara, casi lo único que queda en pie del inacabado templo de Apolo que se empezó a construir en el siglo VI a.c. Es sin duda el icono de Naxos.

Afoto

Afoto

Después de acomodarnos en la ciudad, nos vamos a visitarla. El puerto lleno de restaurantes con los clásicos pulpos expuestos. Adentrarse en los estrechos callejones del Kastro medieval es hacer un viaje al pasado veneciano de la isla, muy evidente en el castillo que corona la población. Pero lo que más me llama la atención es el laberinto de callejuelas y casas encaladas, de cuyos balcones cuelgan geranios y buganvillas, y las puertas y ventanas azules, tan típicas de las Cícladas, y embellecidas por el desgaste del paso del tiempo. Como lugar más turístico de Naxos, no hay calle donde no haya alguna tienda de suvenirs, pero a diferencia de otras islas, entre tienda y tienda hay también talleres artesanales, fruterías, panaderías y pescaderías de toda la vida.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

El castillo de Naxos, veneciano grandioso y majestuoso, en el interior del cual se encuentran los más importantes museos como el bizantino o el folklórico y el arqueológico, al que entramos (2€/persona) que alberga obras de arte y objetos de múltiples épocas. También cuenta con la catedral católica, amplia, luminosa a diferencia de las ortodoxas.

Afoto

Afoto

Afoto

Después fuimos hacia el Sur recorriendo múltiples playas: Agios Giorgios, Agios Prokopios, Agia Anna, Plaka, Kastraki. Todas ellas más o menos grandes, bastante concurridas y poco interesantes para nuestro gusto. Algo más nos gustó Alyko, la última de las playas visitadas.

Afoto

A la vuelta fuimos hacia la puerta de Portara en el islote de Pallatia, junto al puerto de Naxos al que le une un camino pavimentado. Es uno de los lugares típico para ver la puesta de sol.

Afoto

Afoto

Afoto

Al día siguiente decidimos darnos una vuelta por el interior de la isla para luego ir hacia la punta norte. El tiempo estuvo muy nuboso e incluso nos llovió, lo cual no es una alegría cuando vas en moto. En cualquier caso no fue un día muy fotogénico y no hicimos muchas fotos. El recorrido se realiza entre viñedos, huertas, olivares y al llegar a Filoti te encuentras rodeado de montañas. Entre ellas el monte Zeus que es el más alto de las Cícladas. Nos hubiera gustado estar más en esta isla para recorrer los senderos que prometen bonitos recorridos. Sobre todo la subida al pico Zas (Zeus) de poco más de 1.000 m y que es el más alto de las Cícladas.

Afoto

Afoto

Afoto

De Filoti continuamos a Apiranthos, uno de los pueblos famosos de la isla por su arquitectura y belleza. Aquí las calles, las numerosas escaleras y algunas casas son de mármol que abunda por la zona.

Afoto

Al entrar al pueblo vimos a tres parroquianos que estaban tocando las campanas. Se mantuvieron tocándolas durante casi una hora. El pueblo bonito y los restaurantes sabrosos Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Con un poco de lluvia seguimos hacia el norte de la isla. Valles estrechos y empinados, pequeños pueblos colgados en sus laderas y carretera sinuosa ...

Afoto

Afoto

… hasta llegar al mar y a Apollonas pueblo pesquero asomado al mar.

Afoto

Afoto

Afoto

Muy cerca de Apollonas se encuentra una cantera con una enorme escultura inacabada, el kouros de Apolo aunque otros afirman que es de Dionisos. También la llaman el Coloso por que mide algo más de 10 m y pesa más de 80 toneladas. Fue creada hace casi tres mil años y a pesar de que está inacabada, impresiona verla de cerca.

Afoto

Afoto

De regreso a Naxos, la carretera transcurre sinuosa pero recién asfaltada por la costa Oeste. A mitad de camino nos encontramos con un molino de aceite, con su ermita pegada, en el que se muestra la maquinaria del molino y donde se venden delicatessen relacionadas con las aceitunas y el aceite de oliva.

Afoto

Afoto

De vuelta en Naxos repetimos visita al pueblo y a la Puerta de Portara. Definitivamente la isla nos gusta y dos días es muy poco tiempo para visitarla.

Afoto

Afoto

Afoto