Esta es nuestra segunda visita a Dubai, así que ya hemos hecho alguna de las visitas clásicas al lugar como subir al Burj Khalifa, visitar la ciudad antigua y su zoco o los principales centros comerciales. Esta vez tenemos propósito de descansar un poco y avanzar el blog que se lleva mucho trabajo. También alquilar un coche para poder recorrer las zonas que no están al alcance del metro y para hacer una escapada a la vecina Abu Dabi.

Para nosotros Dubai equivale en la Península Arábiga a lo que representa la ciudad de Las Vegas en USA, aunque con obvias diferencias. Pero ambas ciudades son un poco parques temáticos muy orientadas al turismo y con una enorme oferta hotelera, con leyes o costumbres más relajadas que el entorno, muchas atracciones para los visitantes y absolutamente megalómanas, quieren tener lo más grande en todo. En cualquier caso en Dubai no hay lugar para el ’vicio’ en forma de juego, sexo y drogas, y por otro lado en Las Vegas hay un lujo grotesco, de cartón-piedra y en Dubai uno se cruza con el lujo refinado y un tremendo cuidado de los detalles. Es una ciudad limpia, ordenada, muy segura y con algunos edificios y lugares impresionantes. Además para ser un país claramente Islámico, hay una tolerancia para las formas de vestir y de vivir occidentales que no tiene ningún país del entorno. También comparte con Las Vegas estar en medio de un desierto, pero en este caso mucho más extremo. Ahora en Mayo hemos estado a 38º, pero la visita anterior en agosto llegamos a los 49º a la sombra. Calor de ‘el de verdad’. Por otro lado uno apenas se cruza con los verdaderos ‘dubaitíes’, pues son una minoría entre la inmensa inmigración que hay en el país. Hay claramente dos niveles de inmigrantes, los ‘occidentales’ que tienen un posición acomodada y un elevado estándar de vida y los inmigrantes fundamentalmente orientales: pakistaníes, hindúes, filipinos, … que ocupan los escalafones sociales más bajos y viven en su mayoría en condiciones muy duras y con bajos salarios. Además sin ninguna esperanza de obtener nacionalidad ni para ellos ni para sus hijos.

Uno de los primeros sitios que visitamos es la isla artificial con forma de palmera llamada Palm Jumeirah. Cuando se finalizó era la mayor isla artificial del mundo, y son otras dos palmeras en construcción en el mismo Dubai las que le han quitado el título. Todavía hay hoteles y residencias en construcción. Llama la atención el tamaño de la isla. Recorrimos la especie de corona que actúa como rompeolas y tiene más de 11 km. Allí todavía hay muchas zonas en construcción y unas magníficas vistas de una zona de rascacielos llamada la Marina.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Es curiosa la decoración de las columnas de una carretera elevada en la isla.

Afoto

La otra gran zona de rascacielos de la ciudad está a lo largo de la Sheik Zayed Road, la arteria principal de la ciudad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En cualquier caso el edificio que más destaca y con mucha diferencia es el Burj Califa, en la actualidad sigue siendo el edificio más alto del mundo y desde luego el más estilizado y un ejemplo de lo que la arquitectura y el dinero pueden conseguir. Me sigue pareciendo una de las obras humanas más increíbles.

Afoto

Afoto

Afoto

A sus pies, entre otros edificios está la ópera inaugurada en 2016 con una actuación de Plácido Domingo. Nos sorprendió su gran lámpara con luces en cambio permanente.

Afoto

Afoto

Como ya vimos en la visita anterior, al anochecer se pone en marcha un espectáculo de luces y sonido en la laguna que hay al pie de la torre. Vimos que el espectáculo era diferente cada media hora, pero mucho más corto, 3 minutos generalmente y solo con luces blancas. En cualquier caso sigue siendo una maravilla.

Afoto

Afoto

Afoto

Otros ‘palacios’ de la ciudad son los centros comerciales. Junto al Burj Califa está el Dubai Mall. Ellos dicen que es el mayor mall del mundo. Impresionantes las obras de arte y el acuario.

Afoto

Afoto

También visitamos el Emirates Mall ...

Afoto

Afoto

… y el Dubai Marina Mall. Lugares poco recomendables para compradores compulsivos Risa1p

Afoto

Afoto

En su afán megalómano tienen también el hotel más lujoso del mundo, el Hotel Burj Al Arab que es otro de los iconos de la ciudad, y al que se puede llegar por grandes autopistas, como ésta de 8 carriles.

Afoto

Afoto

Afoto

Por cierto aprovechamos la visita de la playa para disfrutar de una puesta de sol que sólo es visible si no hay mucha calima generada por los desiertos que rodean a la ciudad. Esta vez hemos llegado en buen momento.

Afoto

Afoto

Por la noche visitamos la zona de la Marina, que rivaliza en rascacielos con el centro de Dubai.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

De todas las torres, para nosotros, destaca la retorcida Cayan Tower que gira 90º en sus más de 300 m de altura.

Afoto

Pero no todo en Dubai es altura, aunque a nosotros los rascacielos nos llaman poderosamente la atención. Hay otras zonas llamativas por diferentes razones, como la zona de Boxpark en la que todos los edificios están construidos usando contenedores estándar de transporte de mercancías.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En fin, Las Vegas de Oriente Próximo. Un lugar que sorprende, sobre todo si te gustan las alturas.