Osaka además de disponer de múltiples sitios interesantes para visitar, dispone de alojamiento más barato que otras ciudades cercanas. Si tienes el JR Pass, el pase para los trenes públicos japoneses, es una buena opción para visitar lugares cercanos (en un radio de 200 o 300 km), pues con los trenes de alta velocidad se llega a ellas en un tiempo razonable, 15 min a Kioto, 15 min a Kobe, … Eso si, si estás alojado cerca de la estación Shin-Osaka, sino es así hay que añadir el tiempo necesario para llegar a esta estación. Nosotros estuvimos en dos ocasiones en Osaka, 2 noches la primera vez y 4 la segunda. Conseguimos alojarnos allí por 35 € diarios en un apartamento, mientras que en Kioto lo más barato (hoteles de citas) estaba por los 100 € o más. Desde Osaka visitamos Kioto, Mieji, Kobe y Nara. A cada lugar le dedicaremos una página (post) propia.

En Osaka, la primera vez que llegamos reservamos ‘habitación’ en un hotel cápsula. Queríamos tener la experiencia. Es difícil encontrar este tipo de alojamiento para mujeres. Hay muchos hoteles que son sólo para hombres y pocos que tienen alguna planta para mujeres, en el nuestro había tres plantas para hombres y una para mujeres, para ellas era más caro. Realmente no dispones de habitación, sino de una especie de nicho donde sólo cabe una persona y muy pocas cosas (los cargadores y aparatos electrónicos).

Afoto

Afoto

Tienes una pequeña taquilla en la zona común, los baños compartidos …

Afoto

... y una zona de consigna en la planta baja para guardar las maletas. Bueno, como los armarios de consigna eran relativamente caros, y estamos en Japón donde la gente no roba, y parece que los turistas en un afán de imitación tampoco, la gente deja/dejamos las maletas junto a recepción. Están al alcance de cualquiera, pero parece ser que no hay problemas. Nuestras maletas estuvieron ahí dos días.

Afoto

¿La experiencia? Este hotel no nos gustó mucho, parece que los hay mejores a precios similares, pero hay que reservarlos con más antelación, el nuestro lo reservamos con unos 4 o 5. El tema es que se respiraba masificación, todo como muy usado y la atención no era del nivel habitual para Japón, pero todo limpio y la noche no fue mal. Si has dormido en una tienda de campaña la sensación no es muy diferente, y tienes que tener la suerte de que los vecinos próximos no ronquen mucho. Para nosotros la experiencia fue divertida pero no para repetir.

El hotel estaba en la zona de Dotombori, que es un área comercial de la ciudad repleta de restaurantes y kioskos de comida para comer en la calle. Hay un canal por el que pasean turistas y es el eje de la zona, y allí está un anuncio icónico, el Glicoman, que ocupa ese lugar desde 1935, antes iluminado con tubos de neón y ahora es una pantalla LED en la que pueden generar cualquier imagen.

Afoto

Afoto

Esta historia trae cola, digo … al revés esta cola tiene historia. Hemos visto a los japoneses hacer cola pacientemente para muchas cosas, generalmente en sitios de comida. Cuando vimos esta cola en la calle nos quedamos extrañados, porque la gente tenía cestas con productos de supermercado. Era una cola larga y no lo entendíamos muy bien. Al final nos dimos cuenta de que era la cola para pagar en la caja, pero parece ser que no hay mucho espacio dentro de la tienda para hacerla la gente sale a la calle, para esperar su turno de pagar e irse. No me puedo imaginar que en España salgas a la calle con la compra sin pagar y tengas que esperar una larga cola para pasar por caja. Seguro que más de uno aprovecharía la oportunidad y se iría.

Afoto

Dotombori, aparte de comercios, tiene muchos sitios de comida, tanto para llevar como restaurantes. En algunos indican con grandes figuras su especialidad, carne de vaca, cangrejo, …

Afoto

Afoto

… carne de dragón o señores muy enfadados Risa1p

Afoto

Afoto

Bueno, fuimos un par de veces a cenar por ahí y estuvo muy bien. A pesar de las noches que pasamos en Osaka, solo pasamos un día de visita en la ciudad. Visitamos su castillo y jardines que estaban en plena floración, y el acuario de la ciudad.

El castillo está junto a un río lleno de árboles en plena floración, y los espacios debajo de los árboles estaban llenos de gente celebrando el evento (Hanami)

Afoto

Afoto

Afoto

Flores hermosas.

Afoto

Afoto

Afoto

Incluso árboles que daban flores de diferente color en las mismas ramas, o flores con pétalos de diferentes colores.

Afoto

Afoto

Afoto

También encontramos animales curiosos.

Afoto

Afoto

Afoto

Y por fin el castillo, fantástico. Aunque como muchos otros edificios reconstruido varias veces tras sucesivos incendios.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

También nos llamó la atención sus murallas y el contraste entre lo antiguo y lo moderno.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Del castillo fuimos al acuario de la ciudad, uno de los más famosos de Japón. Encontramos algunos animales que no habíamos visto nunca, como una salamandra china que tenía más de un metro de longitud, o el pez luna. Tienen especies procedentes desde el Amazonas hasta la Antártida.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

En el acuario principal tenían los habituales tiburones, rayas y meros pero además dos enormes tiburones ballena. No es nada frecuente encontrarlos en un acuario.

Afoto

Afoto

Cangrejos gigantes, peces extraños o no tanto acapararon nuestra atención.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Y unos de los animales más fotogénicos y extraños son las medusas que se encuentran entre los seres pluricelulares más sencillos que existen.

Afoto

Afoto

Afoto

Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick Mclick

Salimos del acuario de noche y encontramos a la vecina noria de colores iluminada y rodeada de cerezos en flor.

Afoto

Afoto

Afoto