Llegamos a Japón, primera vez que visitamos este país y estamos expectantes. Empezamos con susto, llegamos recién amanecidos en un flamante Airbus 330 nuevo y enorme. El paisaje aparece nevado y con sol pero se ven nieblas bajas. Cuando bajamos en el aterrizaje entramos en las nubes, cuando aparecemos debajo de las nubes en vez de pista de aterrizaje hay un bosque y ya casi estamos rozando las copas de los árboles, el piloto mete motores a tope y salimos disparados hacia arriba. En el avión silencio total, no se oye nada. Cada uno para sus adentros se pone a reflexionar sobre el más acá y el mas allá, en fin lo normal en estos casos Risa1p Damos una vuelta muy altos y el piloto nos dice lo que sabíamos, que hubo que abortar el aterrizaje por la niebla y porque no atinó. Que volvemos a intentarlo pero esta vez por el otro extremo de la pista que tiene mejor visibilidad en este momento. Esta vez también entramos en unas nubes, pero más finas y aterrizamos sin problemas ¡Vaya susto!

Afoto

Afoto

Estamos en Sapporo, en la isla de Hokaido, al norte del país. Nos recibe una ciudad nevada y con mucho frío, sobre todo llegando desde un país tropical como Malasia. Impresiona lo nuevo que se ve todo, el aeropuerto, el tren, las casas, los uniformes de los empleados, las tiendas. Todo brilla. En el aeropuerto cambiamos el documento de compra del JR Pass, que sólo pueden comprar extranjeros desde fuera del país, por los billetes propiamente dichos. JR es acrónimo de Japan Railways y es el principal operador de trenes del país. Este pase te permite utilizar casi todos los trenes de Japón incluida la red de cercanías, que penetra profundamente en las ciudades. Su precio no es barato, 500 € por persona por 21 días, pero es baratísimo para lo que tienen que pagar los japoneses por esos mismos transportes. Además están incluidos casi todos los trenes bala (Shinkansen) lo que nos permitirá recorrer el país de punta a punta, literalmente, sin pagar más y además reservar asiento, cambiar los billetes, perder un tren y tomar otro billete, … Una maravilla y todo ello con la amabilidad y sonrisas de los empleados características de este país.

Bueno, cogemos el tren del aeropuerto a la ciudad, trasbordo de cercanías y bajamos en un barrio de casa bajas, casi todo Sapporo es así, y vamos a casa de Hiro que es un couchsurfer que nos acoge en su casa por dos días que se convertirán en cuatro. Hiro es tremendamente amable y nos ha facilitado mucho la inmersión en Japón. Para empezar nos lleva al centro en coche. Como ha nevado esta noche, primero hay que limpiarlo de nieve.

Afoto

Vamos a una tienda de deporte, queremos comprar unos bastones de trekking, los míos se rompieron en Bora Bora. Es una tienda de deportes de montaña de 4 plantas, en general todo es como Europa en precios o incluso más caro, aunque al final encontramos unos bastones de importación de ocasión (-5%) con un descuento adicional porque vamos con una bolsa de la tienda que nos ha dejado Hiro ¿? (-5%) y además sin impuestos porque somos extranjeros (-8%). De maravilla. Aquí comprar sin impuestos es muy fácil, muestras el pasaporte, te los descuentan en la misma tienda y te grapan la factura sin tasas a una hoja del pasaporte que, suponemos, deberemos presentar a la salida del país. En general todos los trámites y cosas que hemos tenido que hacer son fáciles y ellos tremendamente solícitos y amables.

También fuimos a una tienda de electrónica a comprar una tarjeta SIM para tener datos, un mareo, inmensa, mil cosas y todo en Japonés. Sacamos dinero de un cajero 7&eleven, la cadena de tiendas americana que está muy extendida en Japón junto a otras similares como Family Mart y más. Estas tiendas tienen cajeros automáticos (ATM) que aceptan tarjetas que no sean japonesas. En todos los cajeros de bancos japoneses que probamos no aceptaban nuestra tarjeta. Muchos cajeros mostraban la información exclusivamente en japonés. También en algunas tiendas tuvimos problemas para pagar con nuestra tarjeta.

Bueno, al final nos quedamos solos y empezamos a recorrer un poco el centro. Cogemos el metro hacia la estación central y allí encontramos que las estaciones de tren, además de estaciones son centros comerciales de varias plantas, a veces hoteles también grandes y siempre muchas tiendas y bares y restaurantes. En muchos restaurantes no hay duda de lo que contiene la carta, porque te muestran modelos de los platos realizados en cera con gran realismo.

Afoto

Afoto

Además aquí en Sapporo una ciudad subterránea con calles larguísimas, más tiendas he incluso espectáculos o exhibiciones

Afoto

Afoto

Afoto

Cuando salimos a la calle está nevando. Nos dirigimos hacia el ayuntamiento, uno de los pocos edificios antiguos que vemos en la ciudad.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Enseguida cae la noche, la ciudad iluminada. Visitamos una torre de comunicaciones, la TV Tower, parecida a la torre Eiffel.

Afoto

Afoto

Nos sorprende mucho que hay calles en las que no se puede fumar, en ellas colocan unas cabinas de cristal donde si se puede. Sin embargo hemos encontrado restaurantes en los que si dejan fumar, a veces con separación física entre los que fuman y los que no, y otras veces sin separación real.

Afoto

Y como era de esperar en el metro, casi todo el mundo enganchado al móvil, bueno en España también es casi así.

Afoto

Al día siguiente vamos a esquiar con Hiro a la estación de esquí Teine, a muy pocos kilómetros de la ciudad. Desde la ventana de casa se la ve bastante cubierta,.

Afoto

Es la estación en la que ‘Paquito’ Fernández Ochoa ganó en 1972 el primer oro olímpico de España, en Juegos de Invierno, compitiendo en slalon especial. Vamos en el coche, que primero debemos limpiar de nieve, y encontramos una carretera bastante nevada, no pasan la máquina con mucha frecuencia.

Afoto

Afoto

Afoto

La estación, a pesar de ser una de las grandes, es pequeña para los estándares europeos, tiene un desnivel máximo de 683 m y no llega a 20 Km de pistas. No obstante Japón tienen más de 500 estaciones de esquí y una calidad de nieve polvo excepcional. En nuestro caso había cantidad de nieve fresca, muy ligera y esquiable. No obstante las pistas estaban sin pisar por máquinas y en muchos sitios parecía más esquí fuera de pista que dentro.

Afoto

Afoto

El paisaje predominante es el bosque de abedules que al ser caducifolio es muy diferente al que estamos acostumbrados,

Afoto

Afoto

Afoto

El tiempo en general fue malo, con algunos claros, pero muy nublado y nevando con frecuencia.

Afoto

Afoto

Afoto

En la estación había monstruos, los dos peores delante del pebetero de la llama olímpica.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Alguna escapada por el bosque fue de maravilla.

Afoto

Afoto

Además es la primera vez que encontramos un parque de atracciones en una estación de esquí, con los carriles de la montaña rusa, la noria, …

Afoto

Afoto

Por la noche para recuperar fuerzas Hiro nos llevó a un kasiten sushi, un restaurante en el que hay una cinta móvil por la que salen un montón de platos diferentes que puedes coger según te apetezca. Los platos tienen colores que indican su precio. Cuando terminas cuentan los platos de cada color y calculan la cuenta. Sencillo y práctico, una constante en Japón.

Afoto

Ya la noche anterior también estuvimos, en este caso también con Azrim, un couchsurfer Indonesio con el que compartimos también la casa un día y medio.

Afoto

Al día siguiente hace un sol radiante en Sapporo. Salimos de casa otra vez hacia el centro, vamos a la JR Tower que es uno de los edificios de la estación de Sapporo que tiene un mirador en la planta 38 a casi 100 m. de altura.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Y volvemos a pasear. La Torre del Reloj es para ellos otro de los edificios históricos y nos reencontramos con la TV Tower.

Afoto

Afoto

Anochece rápido y encontramos que aparte de la Sapporo subterránea, hay otra en superficie que también tiene gente y vida Risa1p

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto

Hay lugares que nos llaman la atención, como la pequeña callejuela llamada Yokocho donde hay varios minirestaurantes con una rica sopa llamada ramen, o las tiendas de kimonos, o lo que más nos sorprendió fue esta gasolinera ¿ves algo raro en ella?

Afoto

Afoto

Afoto

A nosotros nos costó darnos cuenta. ¡No tiene surtidores! Las mangueras cuelgan del techo y suben y bajan con un mando a distancia. Aprovechamiento del terreno total.

Al día siguiente salimos hacia Tokio. Día radiante, hoy el Teine se ve de maravilla. Vamos a la JR station a coger el tren, nuestro primer viaje largo. Primero en un tren expreso hasta el sur de la isla Hokaido. Nos despedimos del paisaje nevado y los lagos helados.

Afoto

Afoto

Afoto

Afoto